Ricardo Gómez Palma es uno de los periodistas de más larga trayectoria en RPP. Anoche, en el programa Beto a Saber -del periodista Beto Ortiz-, se explicó al detalle la vulneración a los derechos de la que está siendo víctima Gómez Palma: resulta que, en el año 2015, el hombre de prensa cobró 1500 dólares por capacitar a un grupo de futuros congresistas de Fuerza Popular para desempeñarse correctamente frente entrevistas y cámaras. Hoy, Gómez Palma es una de las voces más críticas a la gestión del fiscal José Pérez. Entonces, el fiscal José Pérez lo ha citado como parte de las investigaciones que se siguen por el escándalo de corrupción de Odebrecht en el Perú. Que un periodista decida o no hacer lo que se conoce comúnmente como media trainings es una decisión personal. Sin embargo, no es un delito en ninguna circunstancia. El periodista Beto Ortiz explicó anoche como el señor Augusto Álvarez Rodrich o la señora Rosa María Palacios han hecho lo mismo y -hasta donde sabemos- jamás han sido citados por haberlo hecho. La prensa debe saber diferenciar las posturas ideológicas de los periodistas de los derechos que deben ser defendidos de manera unánime. Aquí hay un abuso. Y tibios todos los que callen.