Le es difícil gobernar
21 de enero, 2022
Se desarrolló la primera entrevista formal al presidente Pedro Castillo, luego de 6 meses de silencio desde que asumiera el poder, en el semanario Hildebrandt en sus Trece. Con el 10% de su mandato ya transcurrido, con innumerables escándalos de improvisación, corrupción y tráfico de influencias, diciendo lo que todos ya sabemos, pretende dar la imagen de un pobre hombre del pueblo que le resulta difícil adecuarse a las exigencias de la posición que ocupa. Eso lo notamos. El asunto es que presupone que los peruanos tenemos que tolerar que este señor aprenda en el camino a desenvolverse en la posición más importante de la política nacional, en plena crisis sanitaria, económica y política. Sería importante recordar que nadie lo obligó a postular, y si le era tan difícil, lo responsable hubiera sido dimitir o convocar a gente calificada. Pero su objetivo no es un buen gobierno, es el cooptar las instituciones en favor de su grupo político. Por ejemplo, en cuanto al nombramiento de Daniel Salaverry como presidente de Perupetro, su respuesta fue que “para gobernar se necesita no solamente gente de nuestra cantera”. ¿De qué modo es que Salaverry, un arquitecto sin experiencia en el sector, aporta en una empresa especializada en hidrocarburos, reemplazando a un ingeniero petrolero? ¿Qué otra cosa puede ser más que la repartija entre grupos de poder? ¿A quién pretenden engañar con este circo?