Cuando la corrupción de un gobierno empieza a ser desmontada, una de sus salidas es buscar el patrocinio militar. Así podemos abreviar la advertencia del general en retiro del Ejército, Roger Zevallos, quien aseguró en un medio local que el Ejecutivo está moviendo los hilos para dominar a su institución. De acuerdo al también excomando Chavin de Huántar, el inquilino de la casa de Pizarro ha puesto todas sus cartas en el etnocacerista Antauro Humala. No solo señaló que el mandatario influyó en la excarcelación de este, tras una previa negociación con Isaac Humala (el padre). También, agregó, cedió al plan que armó el ahora expresidiario y que empezó a pronunciarse con la designación de su aliado Daniel Barragán en el Ministerio de Defensa. Sin embargo, Zevallos apuntó que el peligro mayor no estaría fuera del perímetro marcial. Reveló que adentro, en el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, hay un “felipillo”, un personaje que filtraría los ascensos para jugar a favor del supuesto binomio Castillo-Antauro.