¿La bala de plata?
12 de agosto, 2022
Aníbal Torres ha llevado a un nuevo nivel su indiferencia al rechazo. El ratificado primer ministro no solo sigue insistiendo en su consigna de deslegitimar a la prensa, la oposición y al sistema judicial. Después que se dispusiera la detención preliminar de Yenifer Paredes, cuñada del presidente, también elevó su frontalidad, sabiendo que esto podría llevar al país a un punto sin retorno. Como si el allanamiento a Palacio hubiera roto el hielo, ha venido convirtiendo a la sede del Ejecutivo en una especie de centro de reclutamiento. Frente a un público —dirigentes sociales de las regiones, de Lima y Callao — dispuesto a todo, Torres organiza una manifestación masiva en defensa del profesor chotano. Incluso dijo que esto implicaría sacrificios, que costaría hasta la propia vida. Detrás de esto, sin embargo, habría una estratégica intención.