No discrimina a las dictaduras
19 de septiembre, 2021
El presidente de la República, Pedro Castillo, declaró que “nuestro país sostendrá relaciones diplomáticas con todos los países de América Latina y del Mundo sin ninguna discriminación”, en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) realizada el día de ayer en México. Otros presidentes -como Lacalle y Abdo, de Uruguay y Paraguay respectivamente- marcaron una fuerte distancia con los dictadores de la región, en particular con Nicolás Maduro. En cuanto a Castillo, más allá del discurso lleno de frases cliché y de redundancias gramaticales -pese a haber sido leído por completo-, preocupó bastante al dejar entrever una evidente complacencia con todas las dictaduras del planeta. Castillo declaró que nuestro país se relacionará diplomáticamente “sin ninguna discriminación”; y lo declaró frente a Nicolás Maduro y a Miguel Diaz Canel-, sátrapas de las dos peores dictaduras de la región: Venezuela y Cuba. Algunos podrán quejarse diciendo que nuestra crítica no es del todo honesta, ya que “no discriminar” es evitar un trato desigual por motivos injustos como la raza, el sexo o la religión. Sin embargo, según la Real Academia Española, este no es el principal significado de discriminar; sino más bien el de ‘seleccionar excluyendo’, equivalente a tener la capacidad de juzgar, discernir o diferenciar. Y ciertamente, un presidente incapaz de discriminar entre las democracias y las dictaduras del Mundo debería de ser una preocupación muy seria.