Expolio en plena crisis
28 de octubre, 2021
El ministro de Economía y Finanzas, Pedro Francke, ha creído que no existe un mejor momento para subirle los impuestos a la ciudadanía que los actuales tiempos de crisis económica y tan sólo unos días después del anuncio del presidente Pedro Castillo de querer “estatizar o nacionalizar” el gas de Camisea. Por ello presentó ayer un pedido de facultades legislativas -que pretenden el Congreso apruebe- para poder subir los impuestos a la minería, a las categorías 1 y 2 del impuesto a la renta (alquileres y ventas de propiedades), a la renta de los independientes, incluir el IGV en plataformas digitales -e inclusive en seguros de vida- lo que subirá sus precios. El objetivo parece ser el de cualquier socialista: velar por la salud de las cuentas del Estado, antes que por las del ciudadano; como se necesitan repartir bonos para subir popularidad -y la deuda ya viene subiendo mucho por el derroche vizcarrista-, ahora “los ricos” deben pagar la cuenta. La realidad es que va contra la intuición básica el presionar a los contribuyentes en tiempos donde lo que corresponde es que el gobierno dé seguridad a los inversionistas para que apuesten por el Perú y la torta crezca. Como Pedro Castillo es un incapaz para lograrlo, lo que queda para repartir bonos es exprimir a los de siempre. ¿De verdad usted pagaría sus impuestos para que este gobierno lo gestione? Pésima “iniciativa” que el Congreso debe rechazar categóricamente. Si quieren reformar impuestos, que lo haga el Legislativo.