MapamundiMartes, 22 de septiembre de 2020
El nuevo frente chino

Tras haber quebrado la política de “una china y dos sistemas” que Beijing mantenía -obligada por acuerdos internacionales que rompió- con Hong Kong, frente a la condena de las potencias mundiales y a los ojos atónitos del mundo, el gobierno del Partido Comunista Chino ha puesto sus ojos en un viejo frente en donde las tensiones se han elevado a una velocidad muy peligrosa: Tiananmen se ha propuesto anexar Taiwán -país cuya existencia China no reconoce desde el fin de la guerra civil y la victoria de Mao Tse Tung- al territorio continental de la potencia asiática. Taipéi, sin embargo, ha alzado la voz.

China no parece haber saciado su hambre expansionista y tocará ver si finalmente occidente toma una posición firme.

El gobierno de Taiwan así como sus autoridades militares han señalado que en el pequeño -pero poderoso país- existen claros protocolos para defender la soberanía de su territorio y, más todavía, contraatacar a la China en caso de que Beijing decidiera lanzar una incursión militar en contra de su viejo enemigo capitalista. Ahora, recordemos que las grandes potencias occidentales han sido aliadas de Taiwan durante los años de constante acoso por parte de la China en su búsqueda por anexar sus los territorios taiwaneses; sin embargo, nunca antes la China había sido tan poderosa y el escenario de la pandemia es especial.

Decimos que el escenario de la pandemia es especial porque, al menos para Beijing, ha mostrado un claro relajo en la supervisión mundial que se le hace a sus actividades geopolíticas. Solo en este fértil momento de desconcierto, la China ha podido cargar contra Hong Kong, invadir la región india de Laddakh, invadir el mar de China Meridional con una poderosa flota y poner en a jaque los países con los que sostenía diferencias por los territorios y masas de agua: Vietnam, las Filipinas y Japón. Dicho esto, China no parece haber saciado su hambre expansionista y tocará ver si finalmente occidente toma una posición firme.