MapamundiJueves, 24 de septiembre de 2020
Llorando por ti, Argentina

Desde la vuelta del peronismo kirchnerista al poder en la Casa Rosada, Argentina ha empezado a recorrer ese serpentín descendente -como un espiral- que las naciones condenadas al socialismo han caminado en la Historia de la humanidad sin excepción alguna. Y si bien el Perú ha sido el país que peor ha sido gobernado en términos de manejo de la crisis sanitaria, económica, política y social, los golpes que en Argentina se han encajado contra la institucionalidad y también en contra de valores incontestables como la propiedad privada, la estabilidad jurídica y la libertad de hacer empresa son únicos en la región.

En Argentina se han encajado contra la institucionalidad y también en contra de valores incontestables como la propiedad privada, la estabilidad jurídica y la libertad de hacer empresa son únicos en la región.

Decimos únicos en su condición de novedad, claro. Ya en Venezuela el chavismo se encargo de convertir a uno de los países más prósperos del mundo en un país en donde la gente come basura y la población ha perdido el 25% de su masa corporal en promedio por simple hambre. Un país en donde la delincuencia compite en violencia con los comités de autodefensa que Chávez Organizó y con la delincuencia que de acuerdo con la última misión de las Naciones Unidas perpetra el propio Estado a través de sus fuerzas del orden. La tragedia está en que la Argentina parece dirigirse sin reparos hacia ese puerto.

Las grandes empresas internacionales -muchas de las cuales abrieron sus primeras sucursales latinoamericanas en Buenos Aires- están abandonando el país. Las propias empresas argentinas -pequeñas, medianas y grandes- hoy viven aterrorizadas con la idea de ser eestatizadas y de que el esfuerzo de personas, de familias, de equipos de años haga polvo a la voz de un solo “exprópiese”. La delincuencia en las propias calles de las ciudades está insuflada por una especie de derecho bajo el cual quienes delinquen creen sentirse titulares. Y la oposición, que está luchando con todo lo que tiene, poco logra.

Para quienes todavía cobijan ideas socialistas y consideran que la planificación central y la propiedad estatal de los medios de producción son el camino a seguir quedan invitados a hacer un simple ejercicio de seguimiento y causalidad. Tomen ustedes nota de cada una de las medidas que el gobierno argentino toma y luego vean el impacto que esa medida tuvo en la realidad. Los diarios digitales argentinos son gratuitos. No está, nunca de más, darse una vuelta por otra realidad para ver qué tanta relación existe entre lo que se pregona y lo que se practica. Y nunca es mejor momento que antes de elegir a un nuevo gobierno.