PortadaMartes, 13 de octubre de 2020
El inicio de una nueva etapa

La nuclear denuncia publicada este domingo por El Comercio y por Panorama ha puesto al presidente, quizás más que nunca antes, entre la espada y la pared. Si bien la moción de censura presentada desde la bancada de UPP no ha prosperado, se sabe que una segunda acusación -del mismo calibre de la de Obrainsa- está a punto de publicarse. A eso hay que sumar el avance de las investigaciones vinculadas al caso de Richard Cisneros y otros allegados al señor Vizcarra que se han visto beneficiados con contratos con el Estado. Fuera de eso, la fiscalía ha solicitado prisión preventiva (no preliminar) para que quienes fueron detenidos hace más de una semana pasen a prisión para eliminar el riesgo de que obstruyan las investigaciones. Con este nivel de escándalo el presidente ha entrado a la fase final de su mandato: una en la que tendrá que ocuparse de sobrevivir antes que de gobernar. Y esto es sobremanera preocupante. No es que el país esté en condiciones de navegar en piloto automático precisamente.