InformeJueves, 15 de octubre de 2020
Atención a la salud mental

Este no ha sido un buen año. Para nadie. Entre el confinamiento absoluto de los primeros 106 días hasta la “cuarentena relativa” en la que hoy nos encontramos (hay todavía muchas restricciones) y la pérdida de millones de empleos, el teletrabajo y la necesidad de cientos de familias de retirar a sus hijos de colegios y universidades privadas ha golpeado sobremanera a cientos de miles de familias. Y como si lo anterior fuera poco el Sistema Nacional de Defunciones ya registra un exceso de más 80mil muertes en el año. Son esas 80mil familias mutiladas y que han tenido que pasar por el dolor de los ritos fúnebres también con todas las restricciones.

No es novedad para nadie la cantidad de casos de depresión, de ansiedad e incluso de divorcios o separaciones que este ha causado. Y no son pocos los expertos en la materia que desde el inicio del año nos señalaron que así sería la situación. Lo que es sorprendente -y ciertamente indignante- es que nuestras autoridades se hayan tomado el asunto como algo menor. No ha habido un solo intento real y bien llevado a cabo por conocer hasta qué punto los peruanos tenemos problemas de salud mental. Y si es que tuviésemos ese diagnóstico… ¿Qué se está haciendo al respecto?

Por demasiado tiempo la salud mental ha quedado postergada en nuestro país y así como las enfermedades atacan al cuerpo, también hay males que atacan a la mente. Nuestra sociedad quedará con cicatrices indelebles si es que no puede encontrar pronto una manera de ayudarse a sí misma, pues todo parece indicar que el gobierno no hará mucho al respecto.