PortadaJueves, 15 de octubre de 2020
¿Rebrote inevitable?

Frente a la segunda ola de contagios que vemos golpeando a Europa, muchos peruanos han empezado a preguntarse qué tan probable es que nuestro país sufra el mismo problema. Varios expertos coinciden en que es posible que cuando termine de abrirse la economía haya un aumento natural en los contagios directamente por el incremento en la interacción social; sin embargo, señalan que la primera ola peruana ha sido tan fuerte que una segunda podría evitarse con distanciamiento social y uso de mascarillas. La cuestión estará en ver cómo se regulan los espacios públicos para evitar el confinamiento y al mismo tiempo para evitar las aglomeraciones. Las playas son el ejemplo por antonomasia, que viene discutiéndose hace varios días ya. En todo caso, consideramos fundamental que si vuelve a empinarse la curva de contagios usemos nuestra propia -mala- experiencia para combatir. No usemos pruebas serológicas, evitemos cuarentenas estrictas y medidas extremas que resultan imposibles de cumplir para buena parte de nuestra población y escuchemos a los expertos que desde un inicio señalaron lo mal que iban las cosas.