MapamundiJueves, 22 de octubre de 2020
El voto chileno

Este lunes el pueblo de Chile acudirá a las urnas para tomar una decisión -sin duda- histórica: de votará si se aprueba o no la formación de una asamblea constituyente para modificar la Constitución que rige al país del Sur desde 1980, cuando -en la dictadura de Pinochet- se redactó el texto. El debate, que viene calentándose en el país desde hace algún tiempo, ha llegado a su punto de ebullición con las violentas protestas que, nuevamente, se han apoderado de las principales ciudades chilenas.

La médula del debate que pronto se pondrá a juicio del pueblo es el capítulo económico de la carta magna chilena: desde la izquierda se esgrime que la Constitución del 80’ es una “neoliberal” y que favorece un modelo económico basado en mantener muy limitado el rol del Estado; desde la otra orilla se señala que ha sido justamente el régimen económico chileno el que ha permitido el crecimiento vertiginoso que ha experimentado el país en los últimos 40 años y que es la base del desarrollo.

El debate no nos es, por supuesto, ajeno: la izquierda en el Perú tiene el mismo discurso antiliberal en lo económico de manera transversal y los cambios constitucionales han sido relativamente frecuentes en los países que integran la Suramérica chavista, hoy con Argentina y Bolivia nuevamente montados sobre modelos populistas de izquierdas. La pregunta que críticamente hay que hacerse es: ¿Qué falló en Chile? Por décadas su modelo fue la envidia de América Latina. ¿Qué se quebró?