EditorialDomingo, 22 de noviembre de 2020
Presidente Sagasti: dos pasos en la dirección correcta

En esta, su primera semana como presidente de la República para este periodo de transición, el señor Sagasti ha dado dos declaraciones que en El Reporte consideramos acertadas y que, consideramos, abonan a la transición hacia la calma y el consenso que, ojalá, puedan convertirse en la vuelta de la esperanza y de la ilusión de las que mandatario habló en su discurso a la nación el día en el que fue investido con el cargo que hoy ostenta: poner paños fríos al debate constitucional y defender el buen nombre de la Policía Nacional frente al país.

El segundo asunto que celebramos es que haya defendido públicamente a la Policía Nacional de la tendenciosa generalización de muchos líderes de opinión y medios de comunicación.

Frente a la constante presión de grupos de izquierda por incluir en la cédula electoral en la que todos los peruanos votaremos el 11 de abril la consulta para conocer si es que el país quiere una Asamblea Constituyente para escribir una nueva Constitución, Sagasti ha respondido que no es su prioridad y que es un asunto que deberá abordar el siguiente gobierno. No solo responde correctamente a un pedido sin sustento -tendría la izquierda que pedir las firmas que se necesitan- sino que entiende bien su rol de presidente de transición.

El segundo asunto que celebramos es que haya defendido públicamente a la Policía Nacional de la tendenciosa generalización de muchos líderes de opinión y medios de comunicación. Ha dicho, como corresponde, que las muertes de los dos jóvenes en las protestas del 15 de noviembre serán investigadas en profundidad, pero que no se puede ni se debe generalizar. Han sido palabras justas: este país le debe mucho a la Policía y ahora más que nunca cuando han combatido a la pandemia desde la primera línea, perdiendo a cientos de efectivos.