PortadaJueves, 14 de enero de 2021
La tragedia silenciosa

En nuestro editorial de ayer comentamos la atroz gestión de quienes, durante nueve meses, fueron incapaces de aumentar significativamente la cantidad de camas UCI en nuestro país (además de otra retahíla de ineptitudes que no serán materia de esta nota). Pues bien, esta situación ha generado una tragedia silenciosa: la segunda ola de CoVid-19 ya está en el Perú, de acuerdo con las declaraciones de la propia titular del sector Salud. El número de contagios vuelve a ir en aumento y -aquí está la clave- ha aumentado también, y de manera relevante, el número de pacientes hospitalizados. Ahora bien, la información que el ministerio de Salud no ha hecho de público conocimiento es cuántos de los pacientes hospitalizados podrían estar ya necesitando de una unidad de cuidado intensivo. Naturalmente, es información que las autoridades no van a hacer transparente, pues ya se sabe que no hay camas UCI en buena parte del territorio nacional, incluyendo Lima y el Callao. Es decir: si es que un enfermo hospitalizado llegase a necesitar de cuidados intensivos, básicamente su suerte quedaría echada a que en las unidades -en paupérrimas condiciones- de cuidados regulares su salud mejore providencialmente.