OpiniónJueves, 21 de enero de 2021
¡Como si nos sobrara la plata!
Diana Seminario
Periodista

Las muertes a casusa del Covid 19 siguen en aumento, la crisis económica causada por la pandemia afecta a los que menos tienen: desempleo, inseguridad ciudadana y la incertidumbre de no saber qué pasará ni cuándo llegarán las vacunas, son algunos de los temas que agobian a los peruanos; pero no a todos, pues pareciera que el Gobierno tiene otras prioridades.

Resulta preocupante y hasta indignante, que en medio de la segunda ola de contagios del coronavirus, el gobierno no responda a la solicitud de donación de tres millones de vacunas por parte de una empresa privada.

Según el portal Lampadia, la empresa internacional Insight Connection International ofrece al gobierno tres millones de vacunas Sinopharm las que podrían estar en el Perú en dos semanas, y en caso que el Gobierno decidiera no adquirirlas el sector privado podría hacerlo, pero tampoco hay un pronunciamiento del Ejecutivo.

Como se ve, para el gobierno morado la austeridad y la empatía son simples frases para el discurso o la poesía.

Es inexplicable el desdén e inoperancia ante la emergencia. Si van a rechazar tal ofrecimiento, el Gobierno está en la obligación de explicarnos los motivos de esta negativa. ¿La empresa no es confiable?, ¿no se han enterado de la oferta?, ¿hay un sesgo ideológico?, ¿les da flojera o simplemente no les da la gana?

Esto nos recuerda cuando el gobierno de Martin Vizcarra y su Presidente del Consejo de Ministro Vicente Zeballos, rechazaron la donación de oxígeno para Arequipa y Moquegua por parte de la minera Southern.

Y como si los tiempos estuvieran para derroches, ayer se hizo público algunos llamativos gastos del despacho presidencial de diciembre pasado.

A menos de un mes de que Francisco Sagasti asumiera la Presidencia de la República su oficina gastó 31,419 soles en “cupcakes”. Pero como solo de postres no vive el hombre, también había que gastar más de tres mil soles en la compra de “calzado para damas y caballeros” para el personal del despacho presidencial.

Como se ve, para el gobierno morado la austeridad y la empatía son simples frases para el discurso o la poesía.

Pero la nula gestión no es propiedad exclusiva sino mas bien heredada de su antecesor, ahora aspirante a Congresista.

Un informe de la Sociedad de Comercio Exterior (Cómex Perú) publicado ayer en el Diario El Comercio revela que 33 mil 600 millones de soles del presupuesto 2020 no se ejecutaron.

El gremio hizo un cálculo de lo que podría haberse hecho con el dinero no gastado. Solo en el sector salud la estimación es que esos recursos pudieron usarse en adquirir 8.000 camas UCI y 57.000 camas hospitalarias; mientras que, por el de saneamiento, hubiera permitido que más de 400.000 peruanos cuenten con conexión a agua y alcantarillado.

En un país azotado por la pandemia y su pésimo manejo, esto es un crimen.

La ineficiencia del sector público mata.