OpiniónDomingo, 21 de febrero de 2021
España: violencia consentida desde el gobierno
Adolfo Álvaro Martín
Consultor Político

En mi columna del pasado mes de diciembre, advertía al lector de los graves riesgos que acechaban a España para el 2021. Lamentablemente, estos augurios no solo se están cumpliendo sino que, además, en algunos aspectos son peores de lo esperado. Este empeoramiento de la situación se puede comprobar en dos hitos: el proceso electoral celebrado en Cataluña haces unos días y la violencia consentida desde el gobierno que se está desarrollando a día de hoy en todo el país.

1º Las elecciones regionales celebradas en Cataluña el 14 de febrero nunca debieron de celebrarse a tenor de las cifras de contagio y muerte por COVID que, desde mediados de enero, pregonaban los medios de comunicación subvencionados generosamente por el gobierno. Estas cifras de contagio fueron utilizadas por el gobierno central y los regionales para establecer graves restricciones de derechos fundamentales. Sin embargo, tanto el gobierno nacional como el regional acordaron llevar a cabo el proceso electoral, lo que se entendió por los analistas independientes como la constatación de que éstas elecciones eran útiles en su estrategia política nacional y regional.

Con la participación mas baja desde 1980, estas elecciones han confirmado la profunda desafección de la ciudadanía con una clase política que solo piensa en sus intereses a corto plazo.

Y si este proceso electoral se llevó a cabo porque a la élite política española (bien la de Madrid bien la de Barcelona) le interesaba para justificar su estrategia de apoyos mutuos para sus objetivos: en el caso del Presidente Sánchez para asegurar el apoyo de los secesionistas a su continuidad en el gobierno nacional y, respecto a éstos últimos, porque a cambio de ese apoyo podrían alcanzar mas concesiones en su agenda de ruptura con España. Evitaré al lector el bochorno de lo que ha sido la infame campaña electoral, señalando que al final el objetivo solo ha sido conseguido a medias. Si bien es cierto que el candidato patrocinado por el gobierno de Madrid ha sido el mas votado, será muy difícil que pueda alcanzar la presidencia del ente regional pues, según parece, estará en manos de los secesionistas que intentaron declarar la independencia en 2017.

Con la participación mas baja desde 1980, estas elecciones han confirmado la profunda desafección de la ciudadanía con una clase política que solo piensa en sus intereses a corto plazo. Es cierto que los medios oficiales han tratado de minimizar ésta abstención record del 46,45% achacándola al miedo al COVID, pero esta peregrina justificación se ha vuelto en contra de los voceros oficiales, pues si se sabía que podía existir esa desmovilización por miedo en el electorado, las autoridades podrían haber retrasado estas elecciones, como ya venían haciendo hace meses por otros motivos de tactismo electoral. La realidad, como antes indicamos, es que al gobierno le interesaba celebrar estas elecciones porque creía que le vendría bien en su táctica electoral, sin importarle las condiciones en que se llevaran a cabo.

2ª A parte de la abstención record, el otro punto de interés de este proceso ha sido el fuerte apoyo que ha recibido el partido VOX, que entra en el parlamento regional con 11 diputados y se convierte en la cuarta fuerza política en esta región. Con un discurso basado en la defensa de la unidad de España y la oposición a la inmigración ilegal del norte de África y las políticas globalistas, VOX ha conseguido que cerca de 250.000 catalanes de todas las provincias de esta región hayan apoyado a sus candidatos. Este éxito, no solo va a tener consecuencias en la política catalana sino que, también está afectando a otros partidos a nivel nacional, a los que VOX está arrebatando de forma acelerada a sus votantes.

3ª La campaña electoral catalana ha estado cubierta de la ignominia de una espeluznante violencia desatada contra VOX, consentida -cuando no alentada- por los gobiernos regional y nacional, constatando que en España la libertad de conciencia, expresión y reunión se encuentra gravemente amenazada cuando no es dócil o sumisa al gobierno de turno.

4º) Violencia que no ha sido excepcional sino que se está convirtiendo en una constante, como esta semana se está produciendo en varias ciudades españolas por grupúsculos denominados “antifascistas” con la justificación del ingreso en prisión de un rapero, que ha sido condenado judicialmente por varios delitos. Resulta amenazador que estos actos de violencia y vandalismo cuenten con el apoyo explícito de una parte del gobierno nacional, que está generando un ambiente irrespirable de miedo y coacción en la sociedad española.

Para finalizar, una reflexión sobre el comportamiento de las redes sociales, negocios de empresas al servicio del globalismo que, son capaces de censurar las cuentas de políticos, periodistas, intelectuales y ciudadanos que no comulgan con los postulados de la agenda globalista pero que, en España, no han cerrado cuenta alguna de quienes incitaban a la violencia contra los candidatos de VOX en las elecciones catalanas o apoyaban los disturbios de estos días en las principales ciudades de España.