PortadaMartes, 23 de febrero de 2021
Escándalo fiscal

Mientras el vizcarrato duró, algunas pocas voces de la prensa disidente a los placeres de la mermelada palaciega empezaron a advertir que la relación entre el presidente y el Ministerio Público era demasiado estrecha. Se infería que Martín Vizcarra coordinaba directamente con la Fiscalía y la Diviac para asaltar la yugular de sus enemigos políticos y que el vacado ex presidente pusiera erigirse como una figura de gran campeón en la lucha en contra de la corrupción. Anoche -probablemente advertida de la publicación que hoy haría el periodista Ricardo Uceda en La República- la fiscal Sandra Castro dijo a RPP que se había reunido con el presidente de la República (entonces, Martín Vizcarra) porque tenía miedo. Frente al miedo, la corajuda Fiscal se sentó en la separación de poderes de la que ya algunos sospechaban y con su amiga Rocío Sánchez le pegaron una visita al presidente para manifestarle sus temores y preocupaciones. Hoy, la prensa está ocupada cubriendo un allanamiento a altos mandos militares que tiene que ver con gasolina. Tema importante para esclarecer, sin duda. Pero… ¿No es más urgente empezar a desmadejar la telaraña que Vizcarra, sus amigos y la prensa adicta confeccionó para mantener a la población concentrada en idioteces? Parece que el señor Vizcarra mantiene aún una importante cuota de poder, pues habla desde un púlpito inalcazable.