EditorialDomingo, 4 de abril de 2021
Una política seria, de verdad

Ayer, la candidata al congreso con el número 5, Adriana Tudela, por Avanza País colocó un tuit que le ha valido, literalmente miles de likes y de comentarios de apoyo por parte de todas las tiendas políticas. Resulta que, en una actividad proselitista, el “asesor” del candidato a la presidencia de ese partido, Andrés Hurtado, conocido en el mundo del espectáculo como “Chibolín” le pidió a la candidata Tudela una foto. Tudela, que ha mantenido una impoluta campaña en base a ideas, sin caer en ataques personales y solo transmitiendo sus bien cimentados conocimientos en Derecho y Políticas Públicas, se negó. Le indicó al señor Hurtado que ella había basado su campaña en ideas y no espectáculo.

Hurtado, que tiene las ínfulas de Alejandro Magno y la capacidad de análisis político de Richard Swing, le respondió que si no se tomaba la foto la iba a atacar en su programa sabatino, cosa que hizo con la peor entraña: incapaz de aceptar que el rechazo de Tudela fue a él, Hurtado inventó que dos peruanos le habían pedido fotos a la candidata a quien tildó de “pituca” y que ella los había rechazado. Curiosamente Hurtado no filmó con su celular a los dos peruanos “rechazados”, ni los invitó a su estudio a que den testimonio de lo ocurrido. Hurtado, exegeta de Dios en Semana Santa, dijo que Él no quisiera que alguien como Tudela esté en el Congreso y que, de estarlo, la atacará cada sábado.

Frente a la retahíla de agravios de este animador convertido en politólogo de la noche a la mañana, Tudela respondió con el mismo estilo con el que ha llevado su campaña: con clase, sin caer en el insulto, señalando que ella pretende poner las ideas por encima del espectáculo y desmintiendo categóricamente al presentador de televisión. Tudela es una abogada de la Universidad de Lima con estudios de Maestría en la Universidad de Chicago. Conoce perfectamente el teje y maneje de la fragua parlamentaria, pues ha trabajado en el congreso por años, y ha llevado a cabo una de las campañas mejor planteadas frente a estos comicios: ¿queremos a una política seria, de verdad? Allí la tenemos.

Ahora, regresando al churrigueresco estudio de televisión del señor Hurtado, no podemos dejar lamentar el hecho de que después de que el conductor de televisión haya mentido e insultado a la que probablemente será la candidata más votada en Lima de Avanza País y quien en muchas semanas fue la locomotora de campaña del señor de Soto, el candidato no haya tenido los reflejos -o el coraje- para en dos minutos aclarar lo dicho por Hurtado y con conocimiento de causa señalar que sus afirmaciones eran falsas. La lealtad en política no solo es de abajo hacia arriba, sino también de arriba hacia abajo. El señor de Soto tuvo que elegir entre ser leal a Tudela o quedar bien con “Chibolín” y tomó una decisión. ¿En el Perú queremos más congresistas como Tudela o más personajes como Andrés Hurtado? Creemos que la respuesta es clarísima.

[1]Adriana Tudela es columnista de El Reporte. Está de licencia por estas últimas semanas de campaña electoral pero forma parte del grupo de personas que colaboran con esta redacción.