EditorialMartes, 6 de abril de 2021
15 meses igual

Si una crítica hemos hecho, constantemente, desde las páginas de este diario al gobierno desde que se inició la pandemia es la constante falta de información y transparencia con la que el Estado ha manejado la pandemia. Fue la primera crítica que le encajamos al gobierno del vacado señor Vizcarra y es una que sostenemos en contra del gobierno morado, pues en este extremo absolutamente nada ha cambiado y hemos escrito con pendular frecuencia sobre estas carencias evidentes y tremendamente lesivas para el gobierno en su relación con la democracia y con la ciudadanía. Repasemos algunos puntos:

Nunca se ha tratado con transparencia la estrategia que se ha articulado en contra de la pandemia ni cómo esta ha ido funcionando. En todo momento se han ocultado las cifras de muerte y jamás se ha tratado con claridad la disponibilidad -hoy más mortal que nunca- de camas UCI en los hospitales. Nunca se ha revelado cómo se negocio por las vacunas ni cuánto pagamos, todos los peruanos, por un producto que hoy está mundialmente bajo el escrutinio de la ciencia. Vizcarra fue un mitómano consuetudinario y la señora Mazzetti no solo fue distinta. Con el señor Sagasti todo se ha mantenido igual.

El señor Sagasti miente, quizás, menos que el vacado señor Vizcarra porque simplemente se enfrenta menos con la opinión pública. Cuando hace quince meses la pandemia llegó al Perú, el señor Vizcarra dedicaba horas diarias de su tiempo a hacer una especie de show de televisión en donde confundía sus sueños con la realidad y el poder que había usurpado para poder ocultar las pillerías que hoy se le conocen. No obstante, cuando el señor Sagasti asumió la presidencia, se comprometió a ser transparente y a mantener una política de información constante con la ciudadanía. No lo ha hecho y la Historia le va a reclamar mucho más de lo que hoy él puede creer. Nunca antes en la Historia infausta de nuestra república ha muerto tanta gente por errores de tan poca.