OpiniónViernes, 9 de abril de 2021
La importancia de elegir bien….
Gonzalo Bussalleu
Analista Político

Como no tienen iniciativa de gasto público, gastan lo privado. El pasado 5 de abril el Congreso de la Republica envió al Despacho Presidencial la autógrafa de “Ley que Faculta a los Afiliados al Sistema Privado de Pensiones el retiro de sus fondos”.

Éste tema es muy polémico a razón de la necesidad generada en las personas por la pandemia y sus estragos sobre la economía. Es peligroso, por sus consecuencias a futuro y como éstas serán atendidas por el Estado, tema, que a nuestros actuales padres de la patria, no les interesa, por su condición de “complementarios” o por populismo electorero en búsqueda de hacerse con alguna cuota de poder, para los siguientes cinco años.

Es momento de dejar atrás a los populistas, esos que nos “prometen el oro y el moro” sin explicar claramente cómo y de donde sacaran los recursos para esto. Este grupo de candidatos, sin hacer mucha diferencia ideológica, van desde Mendoza hasta Lescano, que manejan un discurso engañoso.

Nosotros no buscamos en estas líneas, entrar a discusiones técnicas al no ser especialistas, pero creemos que nuestros líderes o representantes -palabra que nos cuesta cada día mas entenderla en el Perú-, están para tomar decisiones sustentadas para el bien común y que sean viables en el tiempo.

Si ésta ley es promulgada por el Ejecutivo o por el mismo Congreso por insistencia, y muchos por necesidad optan por retirar sus fondos de pensión, que podría pasar en el futuro:

1. Cuando lleguemos a edad de Jubilación muchos tendrán que optar por Pensión 65, y la pregunta será ¿de donde saldrá el dinero para eso? Dejaremos como país de invertir en infraestructura como postas médicas y colegios, para asumir los gastos previsionales de la cantidad de jubilados que “no guardaron su ahorro”.

2. Por otro lado, se está abriendo una puerta peligrosa, porque se estaría aprobando una excepción a la intangibilidad de nuestros fondos de pensiones. (La autógrafa de ley presentada establece en el párrafo 3 del art.3: …que el afiliado se encuentra obligado judicialmente o convencionalmente a prestar alimentos, decida no retirar de su fondo algún monto de lo permitido por esta ley, los beneficiarios de la obligación alimentaria, podrán solicitarlo en el porcentaje que dispone…). La intangibilidad de los fondos significa que estos no pueden ser objeto de descuento, embargo, retención, compensación contractual o legal o cualquier afectación por orden administrativa o judicial. Ésta busca que el dinero ahorrado por los pensionistas pueda ser usado para vivir durante su retiro.

Este es un claro ejemplo más, que desde el Congreso están comprometiendo nuestro futuro tanto nivel personal como de país, sin previsiones técnicas y económicas justificadas. Nadie está pensando en el futuro, y el claro divorcio con el ejecutivo hace que no se puedan buscar mejores soluciones para esta situación económica tan complicada para muchos.

Lamentablemente este tema se ha tornado, a nuestro parecer, en otra acción populista e irresponsable de nuestros “representantes”. Tenemos un Congreso que no cuida del futuro y no da soluciones para el presente, solo busca, en su mayoría, por razones ideológicas atender, sus intereses particulares y una cuota de poder en el siguiente periodo.

Este domingo nos encontramos con la difícil tarea de elegir entre muchísimos candidatos no solo presidenciales sino también para el Congreso y para el Parlamento Andino. Creemos que ya hemos escuchado mucho de las propuestas de casi todos los candidatos y sus partidos.

Es momento de dejar atrás a los populistas, esos que nos “prometen el oro y el moro” sin explicar claramente cómo y de donde sacaran los recursos para esto. Este grupo de candidatos, sin hacer mucha diferencia ideológica, van desde Mendoza hasta Lescano, que manejan un discurso engañoso colocándose del lado del buenismo – aquellos que promueven la corrección política de manera bienintencionada y apelando al sentimentalismo, pero carecen de autocrítica hacia resultados reales - ; cuando en realidad lo que buscan es blandir sus banderas que reivindican viejas y obsoletas fórmulas que no han funcionado.