EditorialDomingo, 18 de abril de 2021
La hora más oscura

Cuando hace más de un año el equipo que conforma El Reporte se propuso la creación de un medio diferente, dinámico y con una clara línea editorial basada en la defensa de la vida, la libertad, la paz y la propiedad privada la decisión fue tomada en un contexto duro: una pandemia relativa desconocida había empezado a asolar Europa mientras que en el Perú llevábamos ya un mes bajo las reglas de estricta cuarentena que el entonces presidente Vizcarra y su triste gobierno nos impusieron. El panorama parecía sombrío e incierto. La desinformación lesionaba el derecho de todos los ciudadanos y pensamos que nuestra República, próxima al bicentenario de su independencia, necesitaba ser defendida desde sus pilares: la democracia, el Estado de derecho y la idea invencible de que la minoría más pequeña es el individuo en sí mismo.

La crisis sanitaria ha destrozado a nuestro país. Ningún Estado sobre la tierra ha manejado el CoVid-19 peor que el nuestro. El vacado Vizcarra y su gobierno prometieron tablets, camas UCI, vacunas y oxígeno. Su sucesor, el presidente Sagasti, repitió las promesas. Fallaron.

Así, por un año entero hemos tenido el honor de hacerles llegar nuestras entregas por WhatsApp, Twitter y nuestra web. Además, gracias a una convenio firmado con la Red de Comunicación Regional llegamos a través de un nutrido grupo de emisoras FM a 14 regiones del Perú con nuestro mensaje, haciendo diario hincapié no solo en lo antes mencionado, sino también en la necesidad de defender el modelo económico: uno que -alejado de prebendas mercantilistas- permite pensar en un sueño peruano, en donde cada ciudadano sea dueño de su destino y que su trabajo duro y disciplinado sea la ruta hacia el progreso y prosperidad propio y de su familia y, espontáneamente, de la sociedad en la que vive inserto. Lo hicimos, consultando a expertos y entrevistando a líderes nacionales e internacionales sobre las amenazas que sobre el Perú se cernían.

Pasado un año nuestras convicciones están intactas y nuestro espíritu de lucha alto e y listo; sin embargo, un fantasma recorre América del Sur. El comunismo -hambreador y asesino por antonomasia- tiene hoy una chance de llegar al poder por las urnas, tras haber fracasado por la ruta de las armas. La crisis sanitaria ha destrozado a nuestro país. Ningún Estado sobre la tierra ha manejado el CoVid-19 peor que el nuestro. El vacado Vizcarra y su gobierno prometieron tablets, camas UCI, vacunas y oxígeno. Su sucesor, el presidente Sagasti, repitió las promesas. Fallaron. El dolor crece, como escribiera Vallejo, a treinta minutos por segundo y seguimos imbuidos en la peor crisis económica de nuestra Historia. La recesión económica ha golpeado a 9 millones de compatriotas hoy desempleados. ¿Es esta la más oscura desde el fin de la guerra con Chile?

En El Reporte creemos que sí. Y por eso renovamos nuestros votos y nuestro compromiso frente a ustedes, apreciados lectores, en no menguar en nuestro esfuerzo por buscar la verdad y por defender lo que nuestra declaración de principios enarbola: luchar por construir un mejor país para nuestros hijos, jamás retroceder en la defensa de la libertad, pensar en políticas públicas que incluyan a todos los peruanos, aspirar a una política decente y correcta y -finalmente- jamás recibir un centavo del Estado. El rol de la prensa en una democracia es la de la eterna vigilancia al poder. El periodismo independiente -como el que aquí ejercemos- no puede vivir de quien debe ser fiscalizado. Esa es una contradicción que quebrado la confianza fiduciaria entre la ciudadanía y los medios. Nosotros creemos en el Perú, en los peruanos y en el futuro. Lucharemos, con ideas, lucharemos cada día que quede por delante por el Perú.