PortadaMartes, 27 de abril de 2021
El secreto del mensajero

Una de las situaciones que más nos ha llamado la atención desde que el señor Castillo saltará a palestra con su sorpresivo pase a segunda vuelta es la muy bien diseñada y peligrosa estrategia de comunicaciones bajo la que su grupo opera. Nos explicamos: la cuenta de Twitter -sin duda la más política de las redes sociales- desde la que muchos de los mensajes de Perú Libre se difunden ha sido declarada no oficial por los voceros oficiales de la agrupación. Sin embargo, queda clarísimo que la cuenta es, al menos, manejada por alguien del círculo más íntimo del poder de Perú Libre pues cuenta con información privilegiada. Así: su principal tribuna de difusión de ideas frente a la prensa que, naturalmente, está buscando conocer más sobre su equipo técnico y sus propuestas, termina siendo un arma muy eficiente. Frente a cualquier necesidad, la cuenta dispara contra quien toque; frente a cualquier error, la agrupación no acusa recibo y simplemente deslinda de la cuenta. Además, no hay una que sí haya sido reconocida como la cuenta oficial. Entonces la confusión es mayor. Y luego está el tema de los intermediarios válidos: el señor Cerrón y los congresistas, muchos de los que responden a él directamente, se han declarado voceros de Perú Libre también. Y hoy somos testigos de un juego de amagues y sombras en los que pareciera haber una grieta entre ambos, pero siempre sobre la duda de buscar entender si es que se trata de una distancia real o de una ficción comunicacional.

Estas elecciones tienen un cariz mucho más emocional que racional e ideológico y, en esa cancha, Perú Libre está llevando una guerra de guerrillas comunicacional que sin duda está teniendo el efecto buscado: confundir.