OpiniónMiércoles, 28 de abril de 2021
Palabra de Maestro

Entre los múltiples ofrecimientos que trae la candidatura de Vladimir Cerrón enmascarada en la figura de Pedro Castillo destaco esta semana dos: el regreso de la actividad empresarial del Estado y la nacionalización de las transnacionales que, de acuerdo a declaraciones del profesor Castillo ayer, tienen las horas contadas.

Empecemos por el la primera propuesta. ¿Como es que un Estado que actualmente ya concentra el 95% de los asegurados de la salud en el Perú y el 75% de la educación básica escolar se podrá dedicar a otras actividades, si no puede gestionar estas dos cosas?¿No es suficiente ver el desastre que tenemos con la gestión de empresas estatales como Sedapal y las decenas de empresas de servicios de saneamiento-las 50, todas estatales- para darnos cuenta que la gestión es terrible cuando no hay dueños responsables y cuando el escrutinio del dinero público genera una burocracia interminable? ¿ Cómo creen que acabarán los sectores estratégicos nacionales con los cuadros técnicos que nos traerá el profesor Castillo?

Por otro lado, de “nacionalizarse” empresas extranjeras en el Perú de sectores “estratégicos”, ¿a quienes cree que el señor Castillo que le venderemos aquellos productos o materias primas que se generan en el Perú? ¿No es acaso para ejemplos como Toromocho o Las Bambas la misma China quien importa los minerales que explotan estas operaciones mineras que provienen de ese país?

Todas estas propuestas además de congelar las inversiones en el Perú, espantan los fondos en el país y generan desconfianza en el futuro. Es así que ya el dolar ha alcanzado récords históricos nunca antes vistos, pues ya muchos ven al sol como un papel de broma que no va a servir de mucho en un posible gobierno marxista-leninista.

Los riesgos de esta candidatura los conocemos. Ya los hemos vivido en los 70’s y 80’s cuando terminamos siendo un paria internacional. Estamos advertidos.