PortadaViernes, 30 de abril de 2021
Nadie sabe con quién debate

Cada día que pasa el candidato comunista de Perú Libre, Pedro Castillo, va haciendo más evidente las falencias en su preparación para asumir el gobierno en el que podría ser uno de los momentos más sensibles de la Historia del Perú. Esta semana, el camarada Castillo ha dibujado una entrañable caricatura de sí mismo al ir a buscar una confrontación de la que él mismo acabó por escapar. Recapitulemos: retó a la señora Fujimori a un debate en su natal Chota, Cajamarca. A esto la Fujimori respondió de inmediato que aceptaba y que se haga este mismo domingo a las 8 de la noche con la cobertura de la prensa nacional. Castillo replicó que ella no iba a imponer ninguna condición y que debatiría con ella si es que el encuentro se daba el sábado al medio día; la candidata naranja retrucó que deje de correrse y que aceptaba la fecha, la hora y el lugar. Anoche, sin embargo, el candidato Castillo se “descompensó” y acabó internado en una clínica de la que ya fue dado de alta. Sus voceros han indicado que las condiciones en Chota no están dadas para un debate y que mañana no podrá celebrarse el encuentro que su líder propuso. La escena completa hace recordar aquella famosa marcha en el 2017 cuando el profesor (en reposo: no enseña hace 7 años, pues se dedica a la vida sindical) se oponía virulentamente a que se examine el desempeño del magisterio y a que se inserten criterios de meritocracia y, mientras marchaba, algún avispado colega le susurró “tírate” y, como el mejor delantero se lanzó a la calle para fingir ser víctima de alguna bomba lacrimógena inexistente. En esta oportunidad, el escurridizo señor Castillo ha sido víctima de su propia boca. Se corrió del debate que él pidió.