PortadaDomingo, 2 de mayo de 2021
Una primera victoria

Ayer, finalmente, se celebró el primer debate presidencial entre el señor Castillo y la señora Fujimori tras una retahíla de idas y venidas en las que no terminaba de quedar claro si el encuentro de ayer se celebraría. La cuestión es que el debate se dio y hay varias cosas que recalcar: la primera es que la moderación por parte de la prensa chotana fue impecable y bastante superior a la rimbombante y vacía prensa limeña. Por otro lado, el Municipio de Chota organizó en 24 horas un debate ordenado. Esta situación deja en una situación complicada al Jurado Nacional de Elecciones, que para cada movimiento se demora semanas. Ahora, yendo al fondo del debate: en opinión de esta redacción fue Keiko Fujimori quien se alzó con la victoria. Lanzó más de 8 propuestas concretas, logró -en más de una oportunidad- convertir las pifias en aplausos y sobre todo logró quedarse con un símbolo de coraje que, sin duda alguna le sumará. En política las imágenes son, muchas veces, más importantes que las palabras. Y para todo el país, haber visto a la señora Fujimori ir a donde fue convocada, en la fecha en la que fuera retada y a la hora en la que fue invitada para debatir en una plaza más cercana a su adversario y bajo las reglas que Perú Libre impuso y que ella terminó de conocer mientras subía las gradas del estrado muestra una imagen de una política comprometida, con coraje y con las ideas lo suficientemente claras como para someterlas a decisión en dónde sea y en contra de quien sea. La señora Fujimori puede haber ganado por no mucho en lo retórico, pero en lo simbólico se llevó una goleada ayer en Chota.