EditorialViernes, 14 de mayo de 2021
Perú Libre ya es un caos

Perú Libre y la candidatura de Pedro Castillo son, ya, un desastre en términos de organización. El dueño del partido, el corrupto Vladimir Cerrón, pretende tender un nivel muy alto de injerencia en la campaña. Y de hecho lo logra manejando cuentas de redes sociales desautorizadas por Castillo, pero que siguen inundando la internet con primicias; además, Cerrón es el líder de buena parte de la bancada del partido del lápiz, que responde a él directamente. Castillo, por su parte, ha quedado en una situación de muy poca maniobra.

Por un lado Cerrón pretende imponer su plan de gobierno y su equipo técnico a como dé lugar. Pero tiene competencia: Juntos por el Perú, el partido de Verónika Mendoza, está haciendo todos los intentos posible por desplazar a Cerrón y convertirse en el centro neurálgico de la toma de decisiones dentro de la campaña y eventual gobierno de Castillo. Pero como no hay dos sin tres, el señor Miguel del Castillo, dueño UCI Televisión, también ha reunido a un equipo técnico que pretende llevar al señor Castillo hacia su orilla (que es desconocida).

Así las cosas, Perú Libre hoy no tiene un plan claro de qué haría con el país en los cinco años probablemente más complejos de la Historia republicana reciente. Nadie sabe a ciencia cierta quiénes acompañarán al señor Castillo en su aventura y, los tres equipos que buscan auparse al poder sufren de una evidente carencia de experiencia en gestión pública y conocimientos. Ahora: ¿hasta qué punto la señora Fujimori podrá capitalizar el río revuelto en la orilla contraria? De ella dependerá, pero es un momento de mucha fragilidad en Perú Libre.