EditorialLunes, 31 de mayo de 2021
Un debate complicado

En El Reporte creemos que ayer Keiko Fujimori planteó una cantidad no menor de propuestas, mientras que su contrincante, Pedro Castillo, se dedicó a señalar todoas los problemas de los que el país sufre. Es necesario poner aquí una tilde en el hecho de que buena parte de los problemas que al país aquejan se deben a la paupérrima gestión que varios gobiernos regionales de su partido -incluyendo al de su propio presidente: el corrupto Vladimir Cerrón- han llevado a cabo y no han sido capaces de ejecutar el presupuesto como corresponde.

Fuera de eso, el debate tuvo un formato que -dígase- fue considerablemente menos dinámico que el que rápidamente se organizó en Chota. Así, la esgrima de argumentos que muchos queríamos ver no se dio con las luces que pudo haber tenido. Por otro lado, la duración fue bastante larga y parecían enfrentarse dos debates en niveles distintos de conversación. Probablemente esto último responda a las estrategias (y a las competencias) de cada candidato. Ojalá que los indecisos hayan encontrado en este choque el camino hacia una decisión.

Finalmente, la falta de preparación del señor Castillo se hizo bastante evidente en más de uno de los ejes en debate; sin embargo, la señora Fujimori -quien consideramos que sin duda ganó el debate- pudo haberlo hecho con mayor holgura. Esta fue, quizás, su última oportunidad de encajar un buen golpe a su contrincante. Y, como dijera Mario Vargas Llosa, en esta oportunidad los peruanos no estamos eligiendo entre dos personas, sino entre dos sistemas. Esa idea potente y cegadora frente a cualquier argumento no fue expuesta del todo.

Ahora bien, estamos obligados a decir que en este mismo diario consideramos que el debate técnico -en donde la victoria de Fuerza Popular sí fue aplastante- no movería la aguja necesariamente en favor de los naranjas; sin embargo, la encuesta posterior a ese debate que Datum recogió y que se publicó en Perú21 mostró que efectivamente mucha gente había inclinado su voto hacia Keiko Fujimori por la performance de su equipo. Tocará esperar y ver si los peruanos elegimos mejorar el camino por el que venimos, o saltar hacia el abismo.