PortadaJueves, 10 de junio de 2021
Una justicia no tan ciega

En otro de sus frenéticos arranques, el fiscal José Pérez ha decido solicitar la revocatoria de la orden que puso fin a la prisión preventiva contra Keiko Fujimori. El argumento es que la señora Fujimori no puede reunirse con quienes son testigos en el caso en el que se le imputa el delito de lavado de activos. Así, la presencia de Miguel Torres en la conferencia de prensa que la candidata de Fuerza Popular diera ayer, sería -según la harto literal interpretación del fiscal Pérez- una violación a las normas de conducta. La pregunta que habría que hacernos es si la señora Fujimori tenía alguna vocación, siendo el señor Torres vocero de la campaña de la señora Fujimori, de quebrar las leyes de conducta estipuladas cuando el acto fue público y televisado. Al mismo tiempo nos hemos enterado que, leguleyadas de por medio, el corrupto señor Cerrón ha sido absuelto por los delitos cometidos en Junín por un juez de Huancavelica. Esto lo habilitaría para poder ejercer cargos públicos. Dicen las malas lenguas que su intención sería la de ser el Primer Ministro en un eventual gobierno de Pedro Castillo. A esperar con paciencia y a respetar el voto -hasta el último del pueblo-.