OpiniónJueves, 10 de junio de 2021
Voto a voto
Diana Seminario
Periodista

Los resultados se respetan cuando son proclamados por las autoridades electorales, mientras tanto nadie puede darse por vencedor. Cuatro días después de haberse realizado la segunda vuelta, nada está dicho aún.

Existen unas 1200 actas enviadas a los Jurados Electorales Especiales para su resolución y además Fuerza Popular ha solicitado la nulidad de actas de 802 mesas de sufragio. Se estima que ambos requerimientos sumarian unos 500 mil votos. Por lo tanto, nadie puede cantar victoria ni lamentar una derrota.

Entre tanto, la izquierda y sus aliados buscan generar la falsa idea de triunfo del candidato Pedro Castillo, usando corresponsales de la prensa extranjera en el Perú y apurando “reconocimientos” y felicitaciones al candidato de Perú Libre.

Lo que no entiende la izquierda y sus aliados funcionales, es que en democracia se cuenta hasta el último voto, y que la trampa y la mentira tienen patas cortas.

La estrategia no puede ser más evidente: si se cuentan todos los votos es posible que estos lleguen a favorecer a Keiko Fujimori y convierta en la primera mujer presidenta del Perú. De darse este escenario, Perú Libre y sus seguidores tomarán las calles y no se descartan los desmanes en todo el país. Lo que no entiende la izquierda y sus aliados funcionales, es que en democracia se cuenta hasta el último voto, y que la trampa y la mentira tienen patas cortas.

Las evidencias de que Perú Libre ha intentado torcer la voluntad popular son innegables, y hemos sido testigos de sus maniobras durante la audiencia pública en la que se revisaron los votos impugnados.

A esto hay que sumar, la persecución y el acoso a profesionales que en plena libertad están facilitando todas su capacidades para que los votos se respeten. No es casual que se haya presentado una denuncia contra los abogados que vienen trabajando en la solicitud de nulidad de votos que ha realizado Fuerza Popular.

Pero esta no es la única persecución, en un hecho inaudito y en pleno conteo de votos, el Fiscal José Domingo Pérez ha solicitado prisión preventiva para Keiko Fujimori según él por haber quebrado las restricciones y reunirse con Miguel Torres, supuestamente testigo del caso coctéles. Lo cierto es que Torres ya aclaró que no es testigo de ese caso. La desesperación de Pérez es inocultable. El mensaje está dado: o te callas y te das por derrotada, o te vas presa. Y eso es inaceptable.

Perú Libre no ha ganado nada y ya se sienten triunfadores. ¿Cómo podemos explicar el Hábeas Corpus a favor del sentenciado por corrupción Vladimir Cerrón que lo deja expedito para ocupar cargo público?

La democracia y el voto se defienden. Por eso, voto a voto daremos esta lucha por la libertad.