EditorialViernes, 16 de julio de 2021
¡Que no es bloqueo!

El candidato Pedro Castillo, junto a la izquierda peruana, continúan con la mentira histórica de llamar bloqueo económico a las sanciones diplomáticas que el gobierno de los Estados Unidos ha impuesto contra la tiranía comunista que castiga a Cuba desde hace 62 años. El líder del partido del lápiz calificó a esta medida de “antihumana e inmoral” ya que, según él, esto estaría supuestamente afectando a la isla en el contexto de crisis sanitaria mundial. Pero esto no es verdad. Ni es un bloqueo, ni impide a Cuba importar lo que necesite de otros países.

La izquierda latinoamericana siempre ha hecho propaganda con el término “bloqueo”. Pero de acuerdo con la Enciclopedia de Derecho Internacional Público de Oxford, el bloqueo implica utilizar el ejército para impedir que las embarcaciones y los aviones de todos los países no puedan usar los puertos y aeropuertos del país bloqueado. Esto por supuesto que no sucede en Cuba, que recibió 5,280 millones de dólares de bienes importados en el 2019, de países como España, China, Rusia, Brasil, y en total 170 países. Cuba puede comerciar con todos ellos.

Lo que Estados Unidos aplica en Cuba es un embargo comercial que prohíbe que las empresas de este país —y las que tengan sede en el mismo— establezcan relaciones comerciales con Cuba. Este embargo es producto de la sanción a la isla, debido a las propiedades confiscadas a empresas americanas en la Revolución Cubana de 1959, aclamada por la izquierda de Castillo y compañía. Luego de amenazar al país del norte con misiles nucleares rusos, no se entiende qué esperaban los pregoneros del comunismo.

Si hoy Cuba es pobre es por el inmenso fracaso de la dictadura comunista que hoy los azota y que no está dispuesta a reconocerlo. Siempre la culpa es de alguien más.