PortadaDomingo, 18 de julio de 2021
Pugna en Perú Libre

Durante esta semana, son varios los nombres que han empezado a barajarse para integrar un eventual gabinete de Pedro Castillo. De hecho, El Comercio ha publicado en su edición de hoy un puntilloso informe con una amplia gama de personajes que podrían integrar este equipo. Ahora bien: estos nombres -en su inmensa mayoría- implican punto de inflexión entre lo propuesto durante la campaña electoral, tanto por el señor Castillo como por el señor Cerrón, y el espectro político en el que los nombres en cuestión se ubican. Lo anterior, que puede haber traído cierta calma en sectores empresariales y en alguna medida dentro de sectores progresistas también, ha significado un incremento sustancial en las tensiones internas dentro del partido del lápiz. Resulta para todos evidente que la promesa electoral con la que el señor Castillo no era precisamente la de llevar a cabo un hipotético gobierno de centro izquierda acompañado de ortodoxia macroeconómica. Así las cosas, la aparición de este grupo de posibles miembros de un gabinete ha despertado un profundo rechazo en el ala más radical de Perú Libre. El propio señor Cerrón ha señalado -y así lo recoge la edición de hoy de Expreso- que hay “aliados” y no “invitados”. Una vez más, se vuelve a hacer evidente la falta de unidad dentro de Perú Libre y vuelve a emerger la duda de si la relación, ambivalente, entre los señores Castillo y Cerrón responde a una real lucha uterina de poder dentro del movimiento que integran o es una pantomima que pretendería distraer a la opinión pública y bajar la guardia de quienes se oponen -con beligerancia- a que el Perú sea gobernado bajo una estructura marxista-leninista (como se prometió durante la campaña).

Solo el tiempo dirá si es que, como dicen algunos opinantes el señor Castillo se está “humalizando” (hasta han transustanciado sus deseos en un verbo; ni Cortázar) o es ésta parte de una estrategia para llegar al poder sin aspavientos.