OpiniónMartes, 20 de julio de 2021
Reflexiones y consumación de una sórdida victoria
Jadir Villar
Analista Político

A Castillo lo ha reconocido presidente un sector de la población, pero la mitad aún vive con el temor de la incertidumbre de lo que su gobierno significa. ¿Es que acaso el que no esta de acuerdo, no tiene derecho a reclamo? ¿Acaso no es peruano también? Un discursillo de golpismo bajo las acusaciones de clasismo y racismo, ha sido la argumentación perfecta para pretender alcanzar la legitimidad que aún se le hace escaza al nuevo presidente del Perú.

Atípica han resultado estas elecciones donde a los candidatos y a los entes electorales se les ha pasado de todo frente a los ojos. Ahora, ¿quién nos gobierna? La predica de Perú Libre es un gobierno popular, lo cual solo forma parte de un exacerbado discurso. Por otra parte, la consigna de la nueva constitución es un hecho y ante la imposibilidad de lograrlo por no tenerse mayoría, lleva a Cerrón, Bermejo y otros radicales a actuar al margen de nuestro sistema normativo.

¿Cuán independiente será Castillo? ¿O deberemos afrontar la modalidad de un gobierno hibrido? Mientras tanto, esperamos que los invitados tomen acción y, ahora que la situación es favorable para el partido de lápiz, Cerrón no tilde de caviares otra vez a quienes difieran con su perfil ideológico. Aunque nuestro congreso reúne personalidades con cierta experiencia, no deja de ser un congreso amateur con parlamentarios nuevos e inexpertos. Desde ahora, se debe tener especial cuidado con las características triquiñuelas del partido de Vladimir Cerrón.

Keiko saltó del barco y obviamente salvaguarda su integridad porque la persecución no solo será judicial sino también política. Mientras tanto, Castillo ya ejerce presión sobre los medios con el aval de Julián Palacín (padre). Conductores de un conocido canal televisivo son las primeras “victimas” de la represión y tratando de buscar efectuar disuasión sobre los demás medios de prensa, Palacín señala “que están con los días contados”.

Ojalá Castillo, modere el discurso o en su defecto defina que clase de peligro estamos enfrentando porque el optimismo a veces nos enceguece. Pero ya con un poder judicial parcializado se nos da señales de lo que estemos próximos a enfrentar durante estos cinco años. Ojalá “Ideario y Programa” sea solo un material de lectura más no de aplicación a nuestra sociedad.

Este lunes 19 de julio ha sido un día lamentable. Nuestra libertad se ve amenazada a ser interpretada bajo quienes representan la improvisación, el conformismo y todo lo que no ha funcionado. No nos hace falta héroes, nos hace falta líderes. El bicentenario nos aguarda, a las libertades hay que seguir defendiéndola de monarcas y ahora de caudillos. Esperemos contagiarnos del optimismo que representa y siente una parte de la población. Invoquemos a que el gobierno de Castillo, sea poco mediocre y nada radical. Asumamos nuestras responsabilidades como consecuencia de nuestros votos.