PortadaJueves, 22 de julio de 2021
Una declaración que suena a mea culpa

El aún congresista del Partido Morado, Daniel Olivares, desdijo sus palabras el día de ayer en el programa de Milagros Leiva. No olvidemos que en noviembre -cuando vacaron al Lagarto- blandía fervientemente la bandera de la renuncia de Manuel Merino quien fue calificado de ‘golpista’ por parte de Olivares y de sus correligionarios. Pues resulta que ayer prefirió calificar a la vacancia como un “abuso de autoridad”, suavizando lo que su líder Julio Guzmán gritaba a los cuatro vientos junto a la prensa sumisa al vizcarrismo. Sorpresivamente, comentó que estaba mal generalizar respecto a los congresistas -como hicieran él y su partido-, ya que muchos terminaron por decidirse en vacar a Vizcarra por su prepotente actitud contra el legislativo. Hubiese sido bueno escucharlo de su parte cuando se decía, sin ninguna evidencia, que Manuel Merino había conspirado para lograr la vacancia; como si 105 votos en un congreso atomizado fuese algo que el presidente del hemiciclo pudiera ordenar unilateralmente. Flaco favor le hizo a nuestra democracia el aprovechamiento político del antiparlamentarismo por parte de los morados y la izquierda marxista. Por supuesto, las confesiones son ad-portas de que Francisco Sagasti deje la Presidencia de la República, cuando ya decirlo tiene poco efecto político.