EditorialDomingo, 8 de agosto de 2021
Indispensable: unidad y acción

Así como Pedro Castillo y Vladimir Cerrón han mostrado ser “un solo corazón”, es necesaria e indispensable la unidad en la oposición para poder avanzar hacia un frente democrático que permita contener el avance -con visos totalitarios- de la maquinaria del lápiz. Asimismo, no basta sólo la unidad en la derecha y la centroderecha democráticas, que incluso ya viene presentando problemas desde el nombramiento de la Mesa Directiva del Congreso, sino también con las fuerzas de centro y centroizquierda desencantadas del partido Perú Libre, y que -ilusamente- creyeron en la ‘humalización’ del profesor chotano; algo que está claro que no sucedió ni sucederá. De requerirse una vacancia por incapacidad moral, un escenario extremo -que bien podría ser el actual-, hacen falta 87 votos; para alcanzarlos, no bastan los 79 que eligieron a Maricarmen Alva (69) y a Jorge Montoya (10). Quedan 8 que sólo podrían provenir de la izquierda o de la centroizquierda.

Es por este motivo, que hoy parece indispensable ampliar el espectro político de las movilizaciones y acciones opositoras a Castillo, de modo que el mensaje en las convocatorias incluya también a quienes votaron inicialmente en contra de Keiko Fujimori. Algunos, siempre leales a la defensa de la Constitución y la estabilidad política, podrán pensar que de parte de ellos se tiene una conducta oportunista y que la derecha “siempre lo advirtió”. Esto es cierto, pero también parece cierto que sólo ampliando la convocatoria se podría lograr el apoyo de esa “centroizquierda confundida” que haría la diferencia necesaria en caso de llegar al punto de una vacancia presidencial. Ya muchos de ese grupo político han mostrado su rechazo a realizar una vacancia por el momento. Cabe preguntarles por supuesto, ¿qué están esperando? Si es que hoy Perú Libre está desatado y traficando los puestos públicos a discreción.

Sin embargo, todo indica que en el Parlamento (y tal vez también en las calles) los necesitamos. Y por el futuro de nuestra república, es necesario que todos los demócratas, de todos los espectros políticos nos unamos para hacer frente a este programa autoritario y liberticida. No olvidemos que la dictadura de Maduro hoy subsiste no por la capacidad política del autócrata de Caracas, sino principalmente por el fracaso en la unidad y acción de la oposición. El costo de poner encima los egos a la causa democrática puede ser incalculable: perder nuestra Patria.