EditorialJueves, 19 de agosto de 2021
Castillo juega al desgaste

Hace casi una semana señalábamos, en este diario, que la mecha del conflicto entre el Ejecutivo y el Legislativo podría prenderse a partir de la interpelación al excanciller Héctor Béjar, quien estaba fuertemente cuestionado por la seguidilla de opiniones inaceptables que dio acerca de la Marina de Guerra del Perú y el origen del terrorismo. Ayer renunció. El premier Guido Bellido no estuvo dispuesto a poner defender al ministro Béjar y, aparentemente, solicitó su renuncia en el cargo. No peleó por él pidiendo, por ejemplo, una cuestión de confianza.

Ahora la oposición va tras Juan Carrasco, sobre el cual presentarán una moción de censura por haber sido nombrado ministro sin renunciar previamente a su puesto en la Fiscalía de la Nación. El legislador Jorge Montoya, ha declarado que su estrategia es interpelar “uno a uno” a los ministros, y que a pesar de que el premier Guido Bellido sea el -cada vez más- cuestionado del gabinete, lo dejarán para el final. Luego de Carrasco, sigue el ministro de Defensa, en la “lista negra” de la oposición al gobierno de Castillo. ¿Pero es esta la mejor estrategia?

Está claro que el presidente Pedro Castillo sabe que su gabinete es insostenible; pero si su objetivo no es hacer cuestión de confianza a la primera interpelación o censura que presenta el Parlamento, ¿qué está buscando entonces? Busca lo que más le sirve al partido político Perú Libre: tiempo en el poder. En realidad, la ventaja está en el Ejecutivo, ya que hoy controlan: 1) los recursos públicos, 2) la información interna y 3) el nombramiento de personal clave. ¿Qué les podría importar la censura de un ministro, dos, o inclusive del gabinete, si su objetivo es perpetuarse en la médula de las instituciones? Ponen a otro amigo y ya está, como el voceado como nuevo canciller, Luis Raygada, cuya posición también es favorable a los intereses castrochavistas. Ellos tienen la ventaja: dilatar el tiempo les beneficia.

En cambio, ¿cómo gana la oposición avanzando uno a uno y encima explicando todo su plan en voz alta? Las calles y las encuestas ya muestran que Castillo está desprestigiado, que muy pocos confían en Bellido; el 81% de los peruanos cree que Bellido tiene algún vínculo con Sendero Luminoso y 62% cree que está vinculado a la organización criminal de “Los Dinámicos del Centro”. Mientras tanto, la bancada Perú Libre presenta proyectos para destruir la meritocracia en los organismos supervisores, por sólo hablar de aquello que requiere aprobación parlamentaria; ya que en aquellas decisiones discrecionales están directamente colocando amigotes. La oposición no gana nada en este juego de desgaste, porque el que en verdad lo está jugando es Castillo: y tiene todo para ganar. Las fuerzas no oficialistas necesitan otra estrategia.