OpiniónViernes, 10 de septiembre de 2021
Julio Velarde vs Pedro Castillo: El fin del sol peruano
Mirko Vidal
Youtuber en “Amanecer Libertario”

Desde los años 70-80 sabemos que las monedas ya no tienen un sustento real en un activo que podamos ver y medir, cómo lo era el grandioso patrón oro, que por malas políticas económicas en su reinserción fue retirado. Para mí, el rompimiento de este acuerdo -el patrón oro- fue uno de los robos más grandes que hayamos presenciado desde que se escribe la historia económica. De golpe y porrazo todas las monedas del mundo podían ser devaluadas tanto como ellos quisieran por voluntad de nuestros antiguos políticos, y por supuesto los únicos que se empobrecieron gracias a eso fueron los ciudadanos, a quienes se les impone la moneda y las devaluaciones que vienen como consecuencia de la impresión de dinero.

Es muy importante conocer esto porque la confianza que genera Pedro Castillo en los mercados es nula, esto hace que los inversionistas saquen su dinero del país y nuestra moneda caiga. Y nuestras actuales autoridades son tan -pero tan incapaces- que la mejor idea que se rumorea que tienen es la de quitar a Julio Velarde del cargo de presidente del Banco Central de Reserva (BCR), puesto que, en sus limitados cerebritos marxistas, la culpa de la subida de precios es suya y no de Pedro Castillo. También hay que tomar la posibilidad que esto sea una medida para tener un muñeco de paja al cuál atacar, si esta es la verdadera razón sin duda son más inútiles de lo que creía, puesto que sacar a Velarde del cargo hará que la moneda nacional se vaya sin duda al diablo.

La confianza que ha generado Velarde en casi 20 años es muy buena. Lamentablemente en los tiempos que vivimos se ha vuelto un logro enorme no imprimir mucho dinero, y así evitar destruirles la vida a las personas; pero si ese es un mérito en estos días, como país no podemos prescindir de él. Pedro Castillo va a hundirse más rápido si sale Julio Velarde. Bonito fuera si solo se hundiera él y su gobierno con sus malas decisiones, pero lamentablemente nos arrastrarán a todos. Si esto sucede, es hora de protegernos en el dólar.