OpiniónViernes, 10 de septiembre de 2021
Preguntas incómodas (y necesarias)

Los miembros del actual gobierno siguen dando de que hablar. Esta vez fue la vicepresidenta y ministra Dina Boluarte, quien el día de ayer criticó a la prensa por una pregunta que se le hizo sobre las imágenes que vinculan al premier Guido Bellido con el grupo terrorista Sendero Luminoso y su líder, Abimael Guzmán.

Tras la pregunta que se le hizo, la señora Boluarte pidió a la prensa que fuera más proactiva, y que no siga dando vueltas con las mismas preguntas que no hacen bien a la sociedad. Además, pidió que trabajaran de manera madura, hermanados y en unidad, siendo positivos y “pro patria” peruana.

Ahora bien, la reacción de la ministra no fue ni la más atinada ni la más prudente. Con su respuesta dio a entender que la prensa solo debería formular preguntas amigables con el gobierno, dejando de lado su función fiscalizadora y crítica, fundamental en una democracia. Una prensa proactiva y madura justamente es la que investiga objetivamente y busca respuestas claras, y no es aquella que busca agradar a los gobernantes.

Llama la atención que la señora Boluarte, siendo parte de un gobierno que se autodenomina “del pueblo”, intente no ser transparente y trate de esquivar preguntas relevantes para la ciudadanía. Es urgente y necesario que se conozcan los verdaderos nexos que existen entre los integrantes del actual gobierno con el terrorismo. Ser un “gobierno del pueblo” implica rendir cuentas de los actos de las autoridades políticas, a fin de que se sepa si dichas acciones políticas son afines a los intereses comunes de los peruanos o solo responden a beneficios políticos particulares.

Por otro lado, la señora Boluarte pide que la prensa sea “pro patria”; sin embargo, ella y el gobierno que integra deberían ser los principales actores en favor de la patria, lo cual con sus actos no lo están demostrando, defendiendo y avalando actos de personas vinculadas a grupos terroristas, que fueron y seguirán siendo los mayores enemigos de nuestra patria.

La prensa está para informar debidamente, fiscalizar lo más objetivamente posible e investigar de manera responsable, actuando con transparencia ante la ciudadanía. Una prensa libre siempre coadyuvará al desarrollo y consolidación de la democracia. No permitamos que malos gobernantes vayan en contra de ello. Es preferible cuestionar a los políticos, aunque se incomoden, que dejar que actúen bajo la sombra y en contra de los intereses de la población.