OpiniónMartes, 14 de septiembre de 2021
La CVR y las entrevistas a sus ídolos
Fabrizio Tejada
Administrador

La CVR y las entrevistas a sus ídolos

Quisiera mostrarles la vigencia que tiene hoy un extracto resumido de un artículo mío publicado en 2013 en el blog Catarsis y Harakiri:

Un 30 de abril del año 2002 miembros de la tristemente célebre “Comisión de la Verdad y Reconciliación” entrevistaron a “Abimael Guzmán Reynoso” (a) Gonzalo y a “Elena Iparraguirre Revoredo” (a) Miriam. El motivo de esta entrevista, según el mismo presidente de la CVR Salomón Lerner Febres, es “poner en claro todo lo que pasó en el país y contestar una serie de preguntas (...) y la primera es ‘¿por qué sucedió esto en el país?’.” En la última parte de su presentación e introducción a esta entrevista dice “evidentemente si queremos llegar a esta verdad nosotros desde un comienzo hemos solicitado conversar con ustedes, para un poco escuchar, de boca de ustedes, el motivo, las razones, las situaciones de lo que sucedió cómo así se vivió veinte años (...), cómo ve usted el país hoy, (...) a esta reconciliación”.

Muchas personas dicen que la CVR para nada fue indulgente con los terroristas y que, más bien, siempre la postura de “reconciliación” hacía cierta reticencia a incluir a estos grupos armados. Pues bien, el mismo presidente de esta Comisión declara “A partir de ahí, nosotros pensamos en que la justicia sea reparadora además de castigadora (…). Reconciliación nacional es una especie de pacto social, decir lo que sería (…) y que ningún peruano que estudia las secuelas de la violencia en vistas para establecer la reparación, entendemos como un proceso netamente moral. Y que también ha de tener en cuenta la situación de exclusión (…). A partir de allí nosotros pensamos que debe haber una justicia, una justicia reparadora además de la justicia que debe reparar los crímenes cometidos. Abrir las posibilidades de una reconciliación nacional, que entendemos como una especie de recuperación del pacto social, donde no esté ningún peruano excluido”. Es decir, este proceso de “reconciliación” incluye explícitamente, en palabras del Dr. Lerner, a los terroristas. ¿Con quién debe generarse esta reconciliación? Pues con la sociedad. Es decir, debemos dejar atrás lo que hicieron los terroristas, y buscar con ellos una solución a los problemas del país.

El Dr. Bernales, escupiendo (porque no hay otro término para nombrar a lo que hizo) la memoria de los miles de fallecidos y otra decena de miles de damnificados dice: “Doctor Guzmán, en distintos pasajes de su intervención, usted nos ha connotado con escepticismo, si vale el término, y desde el punto de vista, tiene razón, perfecta razón para ser escéptico y plantearnos la pregunta que nos está planteando, que en el fondo va al meollo de la cuestión. (…) en segundo lugar, que la existencia de una Comisión de la Verdad es, en cierto modo, parte de aquello que usted ha reclamado, y es parte de una absolución política mucho más amplia, porque justamente el entendimiento de que en un país como el nuestro o como en cualquier otro, no puede haber un conflicto de la magnitud, profundidad, densidad, la tragedia que significó tantas vidas perdidas (…)” Así como ustedes lo leyeron. La indulgencia que muestran ante su ídolo, ante su fetiche ideológico es insultante a la memoria de este país.

Estos son análisis de las entrevistas que le hicieron a Gonzalo y a Miriam. Uso sus alias como debe ser, como sus nombres de criminales que son y que el señor Castillo, ni ningún peruano, debe desconocer. El día de ayer Perú Libre fue la única bancada que rechazó que se incineraran los restos de Gonzalo. La estrategia siempre fue enaltecerlo, ensalzarlo y martirizarlo. Téngase presente.