PortadaMiércoles, 13 de octubre de 2021
Crisis en el Interior

La arremetida del nuevo ministro del Interior Luis Barranzuela contra la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (DeVida) -acusándola de haber cometido actos de corrupción- ha producido la renuncia de su presidente ejecutivo, Fidel Pintado Pasapera. DeVida depende directamente de la Presidencia del Consejo de Ministros, por lo que presentó indignado su carta de renuncia ante la premier Mirtha Vásquez, indicando que el actual ministro Barranzuela “va en la línea contraria” de los principios mínimos de cooperación. Todo esto se ha desatado a partir del destape de Perú 21 que revelara que el titular del Interior habría pretendido “posponer” de manera indefinida la erradicación de los cultivos de hoja de coca, los cuales van en un 90% hacia el tráfico ilegal de estupefacientes. Hoy la procuradora antidrogas Sonia Medina ha confirmado que el anterior ministro tenía una fecha concreta para realizar estos operativos, aunque aclaró que estos nunca han sido en el corazón del Vraem sino más bien en las zonas aledañas, ya que este está tomado -como sabemos- por la facción terrorista del Militarizado Partido Comunista del Perú (MPCP). La necesidad de avanzar en la lucha contra las drogas es vital para mantener las buenas relaciones con los países más desarrollados del mundo -no con Irán, Bolivia o Venezuela, por supuesto- y también para fomentar actividades legales en estas zonas. Es vital que el nuevo presidente ejecutivo de DeVida, no sea parte de la mafia de Perú Libre vinculada al narcotráfico. Veremos qué deciden nuestras “autoridades”.

Fidel Pintado Pasapera, Presidente Ejecutivo de DeVida.