EditorialJueves, 14 de octubre de 2021
¿El cisma comunista?

Hoy se supo que Vladimir Cerrón, secretario general del partido que -se supone- gobierna nuestro país, ha llamado a rechazar el voto de confianza al Gabinete Ministerial de Mirtha Vásquez, tildándolo de ‘gabinete caviar’, y señalando que su ratificación como premier representaría una inconsecuencia con los principios de Perú Libre. En el comunicado que presentó en sus redes sociales -donde suele ser un ávido twittero- describió a esta conformación ministerial como integrada por: partidos sin inscripción, sostenidos por ONGs norteamericanas y quienes han cogobernado en los últimos cuatro gobiernos. Por ello, la Asamblea Extraordinaria de Perú Libre, exhortó a los congresistas de la Bancada de Perú Libre a no otorgar el voto de confianza al gabinete. ¿Pero esto realmente se ejecutará?

El domingo pasado, Óscar Zea -congresista de Perú Libre- estimó que entre seis y siete parlamentarios de su bancada votarían a favor del gabinete Vásquez, contradiciendo las declaraciones de Waldemar Cerrón quien calificó de “traición” a la conformación de este nuevo gabinete. Hoy, luego del comunicado, la congresista Katy Ugarte anunció que desconocerá el comunicado de Cerrón y que por lo tanto dará el voto de confianza al ‘gabinete caviar’. Todo hace pensar que el corrupto secretario de Perú Libre va a presionar para que sean sancionados y separados los congresistas que no se alineen con su agenda, lo que podría llevar a un fraccionamiento de la bancada más grande del Legislativo, con 37 curules.

No sabemos a ciencia cierta qué porción logrará obtener cada facción de estos escaños -tan valiosos en estos tiempos de inestabilidad política- sin embargo, tras la caída de Bellido marcharon con Waldemar cerca de 8 congresistas; y como decíamos, 8 son los estimados por Zea que votarán a favor de Vásquez. Según analistas congresales, los bloques están conformados por 14 curules con Castillo y 23 curules con Cerrón. Sin embargo, sabemos que cerca de la mitad de la bancada de Perú Libre está vinculada al sector educativo estatal, del cual Pedro Castillo es representante, así que todo hace pensar que en el largo plazo la división podría llegar a ser relativamente equitativa. Sea como sea, Castillo no deja de ser el titular de un pacto político con el Conare-Sutep, y sus vínculos con Movadef seguirán estando presentes en todo su accionar futuro.

Lo cierto es que Cerrón algo de razón tiene al señalar que existe una “caviarización” del gabinete, siendo Mirtha Vásquez claramente afín al vizcarrismo y a este segmento de la izquierda ‘oenegera’. No obstante, la alternativa que nos propone es peor sin ninguna duda, su representante en el actual gabinete es impresentable y ha sido el abogado defensor de criminales serios como traficantes de armas y afiliados al terrorismo.

Existe aquí una consecuencia que deberá ser considerada, ¿cómo afecta esta reconformación del gabinete a la unidad de la oposición? La fuerza centrífuga que produce el auge de los caviares en el gobierno podría abrir las grietas de la alianza clara establecida entre Avanza País, Fuerza Popular y Renovación Popular. La proyección más superficial haría pensar que tanto Avanza País como Fuerza Popular darían el voto de confianza; acerca de Renovación Popular cabrían dudas.

Por parte de la presente redacción, creemos que el nuevo gabinete es una mejora relativa en relación con Guido Bellido, y que se le debe dar el voto de confianza a Mirtha Vásquez -aunque exigiendo con contundencia- la salida de Barranzuela y los demás ministros impresentables como el de Educación, Carlos Gallardo, quien estuvo contra la meritocracia en la carrera pública magisterial. Esperamos que la oposición continúe unida en la lucha contra la convocatoria a una Asamblea Constituyente sin aprobación del Congreso, lo que sin duda representa un golpe de estado a nuestra república.