OpiniónViernes, 14 de enero de 2022
¿Relato mata billetera?
Fabrizio Tejada
Administrador

Pedro Castillo ha presentado con bombos y platillos la asignación al Fondo de Estabilización Fiscal (FEF), algo así como la alcancía del Estado ante cualquier emergencia o crisis económica, de 18 mil millones de soles. Sin duda es una buena noticia, porque como había explicado en abril de 2020 cuando anunciaron el empleo de la casi totalidad de los recursos ahorrados, nos ponía en riesgo nuestra situación fiscal. Y la situación desde esa fecha hasta aquí ha empeorado: la inestabilidad política producida por las marchas izquierdistas de noviembre y el inicio del nuevo gobierno – con su polémico presupuesto 2022 – pusieron en duda la capacidad de preocupación por la sanidad fiscal del país.

Después de reconocerle al menos una cosa buena que hizo el gobierno de Castillo, volvemos a lo de siempre. Esos 18 mil millones anunciados no tienen el mismo poder de compra que en tiempos prepandemia. Eso impacta tanto a nivel de hogares como a nivel estatal, teniendo en cuenta además el gasto presupuestado para este año. Y sin contar que se han recuperado el monto hasta el 2019, pero no cuentan toda la historia: desde el 2014 el FEF venía disminuyendo, pasando desapercibido por analistas y la prensa especializada. Para compensar esa pérdida del poder adquisitivo del sol se necesitarían por lo menos 21 mil millones de soles en el FEF, tan solo para equiparar niveles prepandemia. Si queremos igualar con el año 2014, estaríamos hablando de 35 mil millones. Es decir, casi el doble de lo que se anunció hace unos días. El Excel es el peor enemigo de la ultraizquierda y la progresía que se pararon a aplaudir y a vociferar que “no hay comunismo” en el Perú.

Que (todavía) no hayan empezado a expropiar empresas (ganas no les faltan) no significa que podamos respirar tranquilos. El incremento al Impuesto al Patrimonio Vehicular y los factores utilizados para la Base Imponible son de terror, además de regresivo por desincentivar la compra de autos nuevos y renovación del parque automotor. El desdén a las recomendaciones del Consejo Fiscal son una ruptura al manejo de las formas en las relaciones sobre políticas tributarias, y más aún en debates tan técnicos como estos. Sería muy peligroso que quieran copar este Consejo con economistas afines. Que no nos sorprenda que lo hagan.

El tipo de cambio también ha sido noticia estos días. Diversos ‘economistas de cantina’ dicen que el dólar ha bajado porque “se acabó la especulación”. En realidad, ha estado disminuyendo por el precio del dólar (poder adquisitivo) en sí, al tener una estrepitosa caída en las expectativas inflacionarias estadounidenses esta semana. No olvidar que el presidente de la Fed ya comunicó una “estrechez cuantitativa” en la oferta monetaria, que haría a un dólar más fuerte y, por lo tanto, subiría mucho el tipo de cambio aquí. Estamos advertidos.