OpiniónMartes, 26 de abril de 2022
Otra vez con su constituyente
Percy Urteaga
Analista político

El último viernes, el presidente Pedro Castillo anunció que presentará un proyecto de ley ante el Parlamento para que en las elecciones municipales y regionales que se llevarán a cabo este año, se consulte a la población si está de acuerdo o no con el cambio de la Constitución, mediante la figura de la asamblea constituyente, generando nuevamente entre la opinión pública, el debate sobre este mecanismo para elaborar una nueva norma fundamental.

Como ya se ha señalado al respecto, dicha propuesta sería inconstitucional e inviable, ya que la figura de asamblea constituyente no está establecida en la Constitución como mecanismo de reforma. Esto ya lo han dicho varios constitucionalistas. Sin embargo, el presidente y sus aliados siguen empeñados, casi obsesivamente, en llevar a cabo una asamblea constituyente, con el cuento de que así se redactaría una constitución que solucione los problemas del “pueblo”, cuando en realidad, lo que se necesita para salir de las crisis, más que todo, es tener personas idóneas en cargos públicos que sepan gestionar y, además, que tengan valores que no permitan que se cometan actos de corrupción.

Los que creen que la asamblea constituyente coadyuvaría a salir de los problemas políticos, económicos y sociales que sufre el país, más que en fundamentos técnicos y especializados, se basan en argumentos ideologizados que difieren de la realidad.

A las iniciativas que buscan evitar una asamblea constituyente se deben sumar más propuestas y proyectos que involucren a la población, y que tengan como finalidad, informar sobre bases técnicas y sustentadas en evidencia, a fin de que se desmientan los argumentos demagógicos que hasta la actualidad mantienen el presidente Castillo, Vladimir Cerrón y los partidarios de Perú Libre.

Los desestabilizadores, como los antes mencionados, deben darse cuenta de que solo ellos son los únicos que buscan el cambio de constitución para petardear las instituciones democráticas y las libertades, y que la mayoría de la población no busca eso, sino que desea vivir con estabilidad y en prosperidad, las cuales serían imposibles ante una eventual asamblea constituyente.