PortadaLunes, 9 de mayo de 2022
El pacto Acuña-Castillo

En sus declaraciones a la fiscalía, Karelim López, colaboradora eficaz, señaló que Bruno Pacheco tramitó la tesis de maestría de Pedro Castillo y su esposa Lilia Paredes, según publicó ayer Panorama. En su testimonio, López dijo que tanto el presidente como la primera dama no asistieron a ninguna clase de la maestría. Para obtener el título se hizo un supuesto pacto con César Acuña, dueño de la Universidad César Vallejo (UCV) y, a la postre, jefe de Alianza Para el Progreso (APP), partido con quince escaños en el actual Congreso.

Tras la revelación del dominical, César Acuña escribió en sus redes sociales: “desmiento rotundamente que haya tenido algún tipo de participación en el grado obtenido por Pedro Castillo en el 2012, y no el 2021, como afirma irresponsablemente Karelim López según informa Panorama”. “Especular y mentir sobre ese tema con el único afán de conseguir beneficios penitenciarios, es atentar contra la misma lucha contra la corrupción. Una mínima investigación en la Sunedu desvirtúa lo señalado por Karelim López”, agregó.

Sin embargo, resulta curioso que las autoridades académicas de la UCV hayan denegado la publicación de la tesis de Castillo, a pesar de que su presidenta ejecutiva, la exdefensora del pueblo Beatriz Merino, pidió su publicación. Así, la UCV no ha estado presta a la colaboración para esclarecer estas imputaciones. Pero, además, resulta sospechosa toda esta situación si es que se investiga el historial de la relación entre Acuña y Castillo.

Desde el 22 de julio del 2021, días antes de la toma de mando, Acuña respaldó al gobierno. "El compromiso del partido APP es ayudar a la gobernabilidad", señaló ese día el dueño de la UCV. Asimismo, manifestó que su partido apoyaría al gobierno en cualquier tema menos en la convocatoria a una asamblea constituyente. Y así lo hizo por varios meses. APP apoyó a Bellido. Le dio su confianza, también a Mirtha Vásquez.

De hecho, hacia noviembre del año pasado, comenzaron una serie de nombramientos en el Ejecutivo de partidarios de César Acuña. El principal fue el de Carlos Jaico, miembro de APP en licencia, que fue nombrado como reemplazo de Bruno Pacheco en la Secretaría de la Presidencia de la República. A la par, se nombró jefa de asesoras del MTC, durante los días del chotano ministro Silva, a Rossmary Malpartida Ostos, excandidata del partido de Acuña. Además, en el sector educación, se contrató a Maritza Sánchez Perales, también excandidata de APP, como asesora ministerial. Estos fueron los casos más sonados. Hubo otros nombramientos de menor jerarquía. Esta situación, a finales del año pasado, llevó a que Vladimir Cerrón dijera: “confirmado cogobierno Acuña-Castillo”. A los pocos días, 13 de los 15 miembros de la bancada acuñista votaron en contra de la vacancia presidencial.

El actual alejamiento entre Acuña y Castillo comenzó entre enero y febrero, a la par del inicio de las revelaciones de Karelim López. Por esos días, Acuña se manifestó en contra del gabinete Valer y han mantenido unas relaciones ambiguas. Sin embargo, la mayoría de la bancada de APP ha votado en contra de ambos pedidos de vacancia presidencial, configurándose como una de los grupos parlamentarios que mantienen en el cargo a Castillo. Bajo este historial, y si bien se tiene que investigar, las declaraciones de Karelim sobre un supuesto pacto entre Acuña y Castillo para acordar un título universitario son, por lo menos, suspicaces.