OpiniónLunes, 9 de mayo de 2022
¿Qué sucederá hoy en Rusia?
Naomi Teruya
Comunicadora

Todos recordamos a Fidel Castro gritando, en la Plaza Roja de Moscú en 1963,«que viva Lenin y el internacionalismo proletariado». De hecho, tanto la Unión Soviética como la Federación Rusa, consideraron a Castro como un aliado histórico. Es más, Vladimir Putin, ante la muerte del dictador cubano, lamentó el suceso y ratificó que Castro era un amigo fiel de Rusia y símbolo de toda una época. Incluso Gorbachov, jefe de Estado soviético, dijo que Fidel resistió ante el bloqueo estadounidense y que este había fortalecido a Cuba en su momento más crítico. Evidentemente no fue así.

Se sabe que Rusia, entre 2006 y 2019, le prestó a Cuba dos mil millones de dólares para proyectos energéticos, al igual con Venezuela. Además, Putin envía artillería para la dictadura de Nicaragua y tiene acuerdos militares y comerciales con Bolivia. Algunos analistas geopolíticos consideran que este tipo de acercamientos y alianzas, entre Rusia y dictaduras latinoamericanas, son un mero hecho simbólico con la finalidad de ejercer presión sobre Estados Unidos.

Ante esta situación, muchos están expectantes de lo que pueda ocurrir hoy. Esta fecha es importante para el pueblo ruso ya que conmemoran el día de la victoria, donde en 1945 la Unión Soviética derrotó a la Alemania Nazi. Algunos temen que Putin, al dar su discurso por el día conmemorativo, declare también la guerra a Ucrania, haciendo el panorama más violento.

Para el continente americano, la guerra entre Ucrania y Rusia afectaría principalmente en la escasez de fertilizantes químicos nitrogenados, ya que Rusia es un importante productor mundial de nitrógeno y fósforo, afectando así a la agricultura. De hecho, la Convención Nacional de Agro Peruano (Conveagro), dijo que esto afectaría al 40% de la producción agrícola en el país y que ellos han advertido a Pedro Castillo de la situación desde noviembre del año pasado. Sin embargo, ante la ineficiencia de Castillo, muchos agricultores, como hemos visto el último mes, tomaron carreteras y protestaron ante la situación para nada sorpresiva.

Desde aquí, mi solidaridad con miles de familias ucranianas que escaparon, paradójicamente, de la “desnazificación” de Putin y también para los que sufren por la muerte de soldados ucranianos y rusos. Mientras tanto, muchos rusófilos (en especial comunistas), siguen repitiendo que razón tenía Fidel cuando supuestamente dijo que la próxima guerra en Europa será entre Rusia y el nazismo/fascismo, pero a este último se le llamará democracia, pura ironía.