PortadaJueves, 12 de mayo de 2022
Necesitamos pruebas
Necesitamos pruebas

Zamir Villaverde, empresario ligado al presidente Castillo y que actualmente cumple prisión preventiva por el caso Puente Tarata III, decidió lanzar una bomba. “Tengo toda la predisposición de decir la verdad… además de declarar ante el Ministerio Público, a través de la fiscal Karla Zecenarro sobre cómo el señor Pedro Castillo logró ganar las elecciones presidenciales, quien lideró, coordinó y planificó ese trabajo al más alto nivel con el Jurado Nacional de Elecciones, mellando la democracia, perjudicando a Rafael López Aliaga y a Keiko Sofía Fujimori”, dijo el día de ayer en conferencia con la comisión de fiscalización del Congreso. Además, Villaverde denunció que el ministro de Justicia, Félix Chero, “habría intercedido para que no declare”.
Villaverde continuó diciendo que teme por su vida, que el gobierno manda distintas amenazas y que es mejor estar protegido en el penal. Responsabilizó al presidente Castillo por su vida.
Por la tarde, el presidente de la comisión de Constitución, Héctor Ventura fue a conversar con él al penal. “Ha manifestado que había dirección y comunicación con el presidente del Jurado Nacional de Elecciones (JNE). Eso va a tener que ser materia de una investigación del Ministerio Público”, comento Ventura al salir. “El señor Villaverde ha mencionado que el señor ministro de Justicia, habría enviado un emisario de apellido Gomez M. para que le dé un número telefónico para que este se comunique con el ministro de Justicia a fin de poder callar y deslindar de sus responsabilidades al presidente de la República y a los demás implicados”, añadió.
Las declaraciones de Villaverde configuran, como dijimos, una bomba para el momento político. Primero, porque un ex colaborador cercano del presidente revive el tema del fraude, el cual fue vilipendiado por la izquierda y las investigaciones fueron archivadas por la Fiscalía. Desde este diario sustentamos, en su momento, que debía llegarse a las máximas pesquisas sobre el proceso electoral del año pasado para evitar conjeturas. No se quiso hacer y aquí estamos. Ahora Zamir debe presentar pruebas. Según ha trascendido hoy hablará con la fiscal Karla Zecenarro sobre este y otros temas. Sin pruebas no hay caso, Zamir. Debes sustentar. En segundo lugar, si llega a probar que efectivamente el ministro de Justicia envío un emisario para interceder en sus declaraciones, es decir, entrometerse en una investigación tanto del Congreso, como fiscal, configuraría un acto gravísimo con consecuencia políticas como penales.