OpiniónViernes, 13 de mayo de 2022
La sombra de la sospecha, por Diana Seminario
Diana Seminario
Periodista

Las explosivas declaraciones de Zamir Villaverde el miércoles ante la Comisión de Fiscalización del Congreso han puesto nervioso a más de uno. Y es que el otrora hombre de confianza de Pedro Castillo ha decidido contar todo lo que sabe respecto a la existencia de un supuesto fraude.

Si bien la palabra de Villaverde debe ser examinada y se espera que existan las pruebas que avalarían sus afirmaciones, es lamentable ver cómo quienes debieran ser los primeros en que se conozca la verdad del caso, descartan a priori los dichos de Villaverde por tratarse de un delincuente convicto y confeso. Curioso pues son los mismos que creen a pie juntillas en la palabra de cualquiera si se trata de perjudicar a quienes están al otro lado de su espectro político. Sin embargo, es penoso que sean varios los periodistas que descarten la versión de Villaverde, cuando su labor es precisamente verificar, contrastar, averiguar y dudar hasta llegar a la verdad.

El Presidente del Jurado Nacional de Elecciones Jorge Salas Arenas, no ha perdido el tiempo en participar en cuanta entrevista ha podido. Ha calificado las versiones de Villaverde como fantasiosas, descarta cualquier tipo de fraude, y por supuesto que no confía en la palabra de un delincuente.

Sin embargo, la defensa de Salas Arenas ha empezado a evolucionar y ahora admite que “podría haber alguien que se ha tomado el nombre de algún miembro del Pleno”.

Vale la pena analizar esta declaración del titular del JNE en entrevista con Anuska Buenaluque, quien le pregunta: “ ¿Usted cree que – no usted—pero que pudieron llegar a hablar con algún otro magistrado, o con algún otro alto funcionario del Jurado Nacional de Elecciones?” .

Es decir, Salas Arenas deja abierta la posibilidad de que efectivamente haya habido reuniones entre miembros del JNE y Perú Libre para consumar un fraude, tal como lo ha señalado Villafuerte.

¿Será que el presidente del JNE ya tomó conocimiento de que existen las pruebas que corroboran las declaraciones de Villaverde?.

Lo que resulta curioso de esta entrevista de Salas con Buenaluque, es que el funcionario cita a Vladimiro Montesinos para defenderse. Al parecer para Salas Arenas hay delincuentes más confiables que otros. Queda claro que él tiene su favorito.

Más allá de cómo evolucione esta denuncia es inadmisible que el sistema electoral peruano se encuentre en entredicho hace ya bastante tiempo.

Esperamos sinceramente que la verdad termine por imponerse y si hubo elecciones fraudulentas se muestren las pruebas del caso. Aquí no se trata de dar por ganador a un candidato o candidata, sino de empezar a devolverle al país la decencia y moralidad. Hay esperanza.