OpiniónViernes, 13 de mayo de 2022
Terremoto nacional, por Fabrizio Tejada
Fabrizio Tejada
Administrador

El temblor registrado ayer en la costa de nuestro país no tiene punto de comparación con la magnitud de inestabilidad política, social, económica y moral que atravesamos. Todas estas aristas podrían dar como resultado una serie de ensayos y estudios, analizados a la luz de la historia. Sin embargo, pasaré a dar pequeños resúmenes e ideas para los lectores.

En política: tenemos un gabinete comandado por un personaje que cree que la Alemania Nazi puede ser un ejemplo para nosotros, como si necesitáramos más de ansias de líder mesiánico. En realidad, la postura de Aníbal Torres refleja mucho de lo que muchos peruanos piensan, a saber: los problemas del Perú son y acabarán con Pedro Castillo en la cárcel. Él es apenas un peón, una socapa para que la izquierda radical -que apenas puede ocultar la cabeza esta vez-, comandada por Cerrón, tuviera una chance electoral el año pasado.

En lo social: recordemos quiénes pusieron a Castillo en el cargo más alto en el Estado peruano. Más allá de las voces del fraude -la cual siempre debieron ser escuchadas-, hubo un 40% de la población (al menos) que votó a rabiar por la izquierda anti derechos y constituyente. ¿Qué clase de país podemos construir con esta penosa clase política que, hay que decirlo, nos representa como sociedad?

En la Economía: los fundamentalistas del piloto automático creen que poniendo cara de apenados en las entrevistas -tan solo miren al gerente de AFP Integra lamentarse 11 años después de la inacción ante la fatal reforma humalista de las AFP- pueden generar consciencia en una población que apenas confía en sí misma y quieren su dinero depositado en sus cuentas bancarias. Si ni los mismos peruanos confían en sus instituciones, no podemos esperar que lo hagan los inversionistas extranjeros.

En lo moral: después de tanto tiempo los periodistas recién exigen que puedan ingresar al Congreso de la República. Y lo peor de todo, es que siguen aceptando -sin cuestionamientos- que deban entregar su lista de preguntas a los funcionarios públicos, para que ellos puedan preparar sus respuestas. El periodismo debe funcionar como una ventana para los ciudadanos, que queremos informarnos para saber cuestionar y lograr mejores mecanismos de rendición de cuentas. Y todo esto exacerbado en el delicado momento de nuestro país.

Mientras todo esto pasa por nuestros ojos, tenemos hospitales sin médicos, alumnos que no pueden ir a escuelas por las enormes distancias que deban recorrer, y personas que no pueden caminar seguras por las calles. Así estamos, país.