EditorialDomingo, 31 de julio de 2022
Editorial: El día después de mañana

En este diario consideramos que el colapso del régimen encabezado por Pedro Castillo es inminente. Hay una serie de variables que podrán catalizar o ralentizar la caída efectiva del gobierno; sin embargo, creemos que la suerte está echada en términos de posibilidades. Así las cosas, es fundamental que los demócratas del Perú se embarquen en tres empresas con la finalidad de asegurarse de que esta especie de anarquía institucional acabe realmente junto con este gobierno y que no se prolongue de manera innecesaria.

La primera es que ha llegado un momento de real reflexión. Todas las partes hoy insatisfechas han cometido errores -en mayor o menor medida- que, sumados, nos han traído hasta aquí. Toca que cada quien repase sus acciones, opiniones y posiciones y que se piense cómo se puede haber contribuido a una polarización insostenible. Una seguidilla de errores ha sido cometida por las diferentes facciones políticas que integran el sistema democrático y la autocrítica es imprescindible para construir el futuro.

Lo segundo es que esta autocrítica no implica que las responsabilidades deben ser olvidadas. Algunas personas son responsables activamente de la desgracia que sufre el Perú. Y allí Martín Vizcarra sus aliados y la prensa que los alabó deben asumir sus culpas política y judicialmente. El Perú sigue siendo el país con la más alta mortalidad porcentual del mundo debido a la pandemia. Y pareciera que nada ha pasado, con el señor Vizcarra de proto candidato y con el señor Zamora de profesor en la PUCP.

Finalmente, es fundamental reconocer que ciertas instituciones han permitido que el Perú no haya caído totalmente en la anarquía. Una de ellas -y quizás la más importante- es la Constitución de 1993, que limita la capacidad de poner en acción los apetitos presupuestívoros del Estado. Pero hay más: el Banco Central de Reserva, por ejemplo. Además de un valioso grupo de héroes anónimos que se han mantenido en la alta burocracia del Estado haciendo que lo que funciona se mantenga. Hay que mantenerlos.

Si esta crisis en la que estamos no es inicio de un proceso profundo de reflexión, de nada habrá servido. Y cuando mañana, más temprano que tarde, caiga el gobierno de Castillo es necesario pensar en qué haremos después. Continuaremos con ello…

Si quiere suscribirse a todo nuestro contenido vía WhatsApp dele click a este link: https://bit.ly/3Revsta

También puede ingresar a nuestra cuenta de Telegram: @elreporteperu