PortadaLunes, 1 de agosto de 2022
El eslabón que faltaba

El gobierno de Pedro Castillo se está viniendo abajo desde adentro. Uno de los hombres que integró el círculo de fuego chotano, Bruno Pacheco, sigue entregando a la Fiscalía un rosario de datos sobre la red de corrupción enquistada en el Ejecutivo. El entonces hombre de confianza del profesor fue testigo directo, de acuerdo a sus declaraciones, de las movidas vinculadas a la captación de congresistas llamados posteriormente Los Niños, a la recepción de coimas para los ascensos en la Policía, a la entrega de dinero por parte de Zamir Villaverde en un maletín que provenía de empresas privadas corruptas, al papel de Auner Vásquez como el ideólogo y “lugarteniente” del entorno castillista, y mucho más. Pese a ser perseguido, amenazado y golpeado, según las palabras del abogado César Nakazaki, Pacheco colabora con la justicia a fin de cortar de raíz el objetivo de la administración chotana: perpetuarse en el poder.

El primero en ser delatado fue Beder Camacho. De acuerdo al ex secretario general del despacho presidencial, el sujeto mencionado fue quien orquestó su fuga. También la de Juan Silva y Fray Vásquez. Como era de esperarse, Camacho negó la acusación y dijo que jamás tuvo contacto con Pacheco. Esto, sin embargo, fue desmentido. El ex abogado de Pacheco, William Paco Castillo, mencionó que ambos sí interactuaban vía telefónica. Incluso el ahora secretario general, a quien Pacheco llamaba “pelao”, estuvo a punto de darles la venia para que le mostraran a la presa la oficina de Pacheco donde se hallaron los 20,000 dólares. Este dinero, que era parte de la coima de algunos oficiales que querían ascender a coroneles, habían sido canalizados por los escoltas de Castillo: Nilo Irigoin y Jorge Tarrillo.

Pacheco también dijo que él mismo le entregó a Pedro Castillo los 30,000 soles que pagó Hugo Chávez Arévalo para que gane el nombramiento como gerente general de Petroperú. Esta negociación, según las palabras del mismo ex secretario general, se dio en los interiores de la Clínica La Luz, con la participación del doctor chotano Fermín Silva. Agregó que Yober Sánchez fue quien intermedió en la entrega del soborno al Ejecutivo.

La Fiscalía también obtuvo otro dato importante. Pacheco apuntó que el entonces ministro de Transportes y Comunicaciones, Juan Silva, ingresó a Palacio el 18 de octubre del 2021 —lo cual está corroborado en el registro de visitas — con una maleta llena de dinero, que era supuestamente proveniente de empresarios privados que querían tomar algunas obras. Esto había sido adelantado por Karelim López, quien dio una lista sobre las empresas que se sumaron a esa colecta.

El otro nombre que salió del anonimato es el de Auner Vásquez. Pacheco dijo que este personaje es el ideólogo detrás de bastidores. El también llamado “lugarteniente”, habría sido un intermediario para que no se exponga al presidente Pedro Castillo. De acuerdo al ex secretario del despacho, Auner ayudó a contactar a los congresistas que iban a ayudar a respaldar al gobierno ante posibles intentos de vacancia. Al comienzo se señaló que este grupo, apodado Los Niños, solo tenía 6 integrantes. Sin embargo, se conoce que en realidad son 12. De hecho, estos mismos le habrían enviado su CV a Pacheco a fin de alcanzar poder en algún ministerio o alguna dirección general.

Sobre esta última información, hubo una vez una descoordinación que se subsanó casi de forma aparatosa. Acción Popular, de donde eran los primeros 6 legisladores identificados como Los Niños, quería copar el Ministerio de la Producción. Esto según confesión de Bruno Pacheco. El mandatario una vez cometió el error de acatar la petición de Yohny Lescano, quien le había solicitado poner a José Incio en Produce. El 5 de octubre juró en el portafolio y un día después, el 6, Auner Vásquez llamó al jefe de Estado para reclamarle por la decisión. De acuerdo a Pacheco, se tenía que negociar con personas con influencia. Fue por este motivo que un mes después se puso en el ministerio a la propuesta de Los Niños: Jorge Prado Palomino.

Pedro Castillo aseguró en su mensaje a la Nación que la prensa y la oposición lo están desacreditando, que no van a encontrar pruebas en su contra. Siempre tan distante de la realidad, no ha notado que todo se está concatenando y que Bruno Pacheco sería quien finalmente le ponga fecha de expiración a su administración.

Si quiere suscribirse a todo nuestro contenido vía WhatsApp dele click a este link: https://bit.ly/3OOx6iS

También puede ingresar a nuestra cuenta de Telegram: @elreporteperu