PortadaMartes, 2 de agosto de 2022
Corrupción en la mira

Este año la justicia peruana desarrolló dos divisiones para darle cobertura a los casos más graves de corrupción: el Equipo Especial de Fiscales, liderado por la fiscal Marita Barreto, y el Equipo Especial de la Policía, encabezado por el coronel PNP Harvey Colchado. Como introducción se les encomendó la misión de encontrar a los prófugos del entorno castillista. En este caso, al exministro de Transportes y Comunicaciones, Juan Silva, y al sobrino del mandatario, Fray Vásquez. En la lista también estaba Bruno Pacheco, pero este, tras una negociación con los equipos mencionados, se entregó. Este trabajo en conjunto, sin embargo, podría ser desencarrilado por una serie de movidas nada sutiles desde el mismo Ejecutivo. Una de las últimas vendría desde el Ministerio del Interior. Su titular, Willy Huertas, quiere cambiar a Colchado por Franco Moreno Panta. Su antecesor, Mariano González, ya había advertido que cualquier modificación sería para obstaculizar la búsqueda de los fugitivos.

Antes de cumplir su primer año de gestión, Pedro Castillo dejó varios eslabones respecto a algunas operaciones irregulares. Progresivamente se fueron descubriendo distintos casos como el del Puente Tarata III, los ascensos forzados en la Policía Nacional y el intento en las Fuerzas Armadas, la creación del grupo Los Niños en el Congreso, la supuesta coima de Hugo Chávez Arévalo para ser gerente de Petroperú, y muchos más. Pese a los fuertes indicios de corrupción, el Parlamento falló en sus dos intentos de vacancia contra el profesor chotano, blindado por algunos elementos que ya no disimulaban su oficialismo. En paralelo, la justicia también se encontró con otros baches, como la inmunidad presidencial. Esto incluso terminaba limitando a algunas instancias como a la Comisión de Fiscalización del Legislativo, que fue burlada hasta en tres ocasiones por el mandatario, quien llegó al punto de invitarlos a la casa de Pizarro para finalmente no abrirles la puerta.

Frente a este panorama, se decidió sumar otro frente, uno que pueda abordar exclusivamente la presunta corrupción originada en las altas esferas gubernamentales. Fue así que el 3 de julio del presente año, la fiscal de la Nación, Liz Patricia Benavides Vargas, creó al Equipo Especial de Fiscales contra la corrupción del poder (EFICCOP). El norte de esta división le fue asignado a la fiscal Marita Barreto. Posteriormente, como grupo de apoyo, el entonces ministro del Interior, Mariano González, concretó la fundación del Equipo Especial de la Policía. Este se conformó con el coronel Harvey Colchado a la cabeza. También se incluyeron a los coroneles Walter Lozano Pajuelo, Luis Alberto Silva Collazos y Franco Moreno Panta. No pasó mucho tiempo para que dieran un paso gigante en el rastreo de los prófugos. Tras una minuciosa negociación, lograron convencer a Bruno Pacheco, el ex hombre de confianza del jefe de Estado, para que se entregue a la Fiscalía.

Se contó, además, que Pacheco había notado que se quedó sin salidas tras la creación de estos equipos y que Colchado fue un importante elemento de persuasión para que tomara la decisión de entregarse. Pese a esta antesala, el actual ministro del Interior, Willy Huerta, no solo está pateando la oficialización de la Guía de Funciones del Equipo Especial de la Policía, sino que también ha pedido que Colchado sea sustituido por el otro integrante Franco Moreno Panta. Por esta solicitud, la fiscal de la Nación, Liz Patricia Benavides, citó al funcionario para que la explique. Incluso ya hubo un intento de deslegitimar a la misma fiscal. El otro investigado, Beder Camacho, acusado de orquestar las fugas, quiso meter a la fuerza una supuesta tesis plagiada de la funcionaria. Al final, se descubrió que era mentira.

Palmo a palmo, se juega el futuro de este gobierno y de estos equipos de justicia. Dependerá de las otras fuerzas gubernamentales a cuál darán respaldo para ponerle punto final a este trágico camino que sufre el país. Hasta ahora, se sabe que Bruno Pacheco ya dio información comprometedora sobre Pedro Castillo, data que se conectaría con la ya entregada por los colaboradores eficaces Karelim López y Zamir Villaverde.

El Ejecutivo se inmiscuye con sus fuerzas en los equipos especiales encargados de investigarlos. Las fuerzas opositoras deben emprender un respaldo sagaz y generalizado.

Si quiere suscribirse a todo nuestro contenido vía WhatsApp dele click a este link: https://bit.ly/3OOx6iS

También puede ingresar a nuestra cuenta de Telegram: @elreporteperu