PortadaJueves, 4 de agosto de 2022
Castillo, el impúblico

En medio de los trompincones de su escolta con la mezcla de simpatizantes y detractores, Pedro Castillo entró esta mañana al Ministerio Público. Acompañado en todo momento por sus abogados Benji Espinoza y Eduardo Pachas, el mandatario desdijo su versión previa de que no asistiría porque la promotora del encuentro —la fiscal de la Nación, Liz Patricia Benavides— era la que debía ir hasta el Palacio de Gobierno. No terminó siendo asi. Reconociendo su condición de investigado, fue para dar sus descargos por su presunto intento de influir en la asunción de algunos elementos en las Fuerzas Armadas, lo cual configura como el delito de tráfico de influencias. Terminado el interrogatorio, volvió a la casa de Pizarro. Ya ante la prensa, tratando de encontrar un equilibro entre lo hospitalario y lo iracundo, insistió en su inocencia, careó a los reporteros por hacer su trabajo, y se fue sin ser específico con las preguntas más urgentes.

El pasado 2 de agosto, la Fiscalía citó a Pedro Castillo para el 4 de agosto, por las presuntas irregularidades en los ascensos de las Fuerzas Armadas, y para el 9 de agosto, por la supuesta obstrucción a la justicia en el rastreo de los prófugos. Esto generó una discrepancia entre el mandatario y la fiscal de la Nación, Liz Patricia Benavides, por quién debía visitar a quién, por si debía ser en Palacio o en el Ministerio Público. En el último minuto; es decir esta misma mañana, el jefe de Estado disolvió esa turbulencia. “Respaldo a mis abogados defensores (Benji Espinoza y Eduardo Pachas) respecto a que tengo derecho a declarar en Palacio de Gobierno, sin embargo, les he pedido que me acompañen a la Fiscalía para defender mi inocencia y colaborar siempre con la justicia”, escribió en Twitter.

El profesor chotano salió de la sede del Ejecutivo junto a su escolta presidencial. También lo acompañaron sus abogados Espinoza y Pachas. Superada la caravana de arengas, reproches y caídos, Castillo entró de forma accidentada al Ministerio Público y a las 9:08 inició el interrogatorio con la fiscal. Mientras la incertidumbre se apoderaba de los derredores, aparecieron dos personajes. Por distintos frentes de la institución mencionada, aparecieron Beder Camacho —quien debía responder tras ser señalado como el que orquestó todas las fugas del entorno castillista— y la congresista Betssy Chávez, que dijo poco o nada sobre su presencia.

A las 10:05 terminó la ronda de preguntas y Castillo volvió a las calles. Con los mismos y de la misma forma, llegó hasta Palacio. Ya ante la prensa, algo muy inusual, y después de un abrazo efusivo con el hasta ahora primer ministro Aníbal Torres —quien renunció ayer—, respondió:

“Si se pide la palabra de la autoridad, hay que empezar por casa”

“A mí no me resta nada ir a declarar a la Fiscalía”

“No me voy a someter a casos mediáticos”

“No soy parte de una red criminal”

“Se crea una torre, una pirámide (...) con un testigo o un seudocolaborador para meter a la cabeza del pueblo que el presidente forma una red criminal”

“Si ustedes han visto (a Fray), digan donde está”

“A ustedes les pagan por preguntar”

“Mañana va a juramentar (el gabinete)”

La presentación de Pedro Castillo ante la prensa podría ser un eco de sus descargos ante el Ministerio Público: que solo sabe que nada sabe.

Si quiere suscribirse a todo nuestro contenido vía WhatsApp dele click a este link: https://bit.ly/3OOx6iS

También puede ingresar a nuestra cuenta de Telegram: @elreporteperu