PortadaViernes, 5 de agosto de 2022
Pro sendero en Inteligencia

El ministro del Interior, Willy Huerta, sigue moviendo las piezas. Ayer puso como cabeza de la Dirección General del Inteligencia (Digimin) a Whitman Ríos Adrianzen. Este personaje sería el encargado de obstaculizar el trabajo del Equipo Especial de la Policía, liderado por el coronel Harvey Colchado, que tiene como misión desmantelar la presunta red de corrupción en el Ejecutivo. Los dos últimos mencionados tienen un historial, de presentarse un altercado este no sería el primero. En el 2011, Colchado era parte de una división que capturó al camarada ‘Artemio’, de Sendero Luminoso. Antes de esta proeza, el equipo de Colchado había acusado a Whitman de una infidencia: había filtrado información sobre la ubicación del terrorista, lo cual había puesto en peligro de emboscada a los que seguían los pasos del senderista, en aquel momento, en el Huallaga.

Willy Huerta intentó hace poco sustituir a Harvey Colchado en la jefatura del Equipo Especial PNP, que fue fundado y armado por el entonces ministro del Interior, Mariano González, tras el pedido de la Fiscalía. Después de ser destituido abruptamente, el ahora exfuncionario dijo que el presidente Pedro Castillo obstaculiza el rastreo de los fugitivos y que cualquier modificación en la división sería una evidencia de esta acusación, lo cual estuvo a punto de hacer Huerta. No pudo porque la Fiscal de la Nación lo impidió.

El ministro del Interior, sin embargo, no se quedó ahí, migró a otro frente: la Digimin. Ayer inscribió cómo líder de este despacho a Whitman Ríos Adrianzén. Una investigación sobre este personaje da cuenta de su interferencia en la captura del senderista Florindo Eleuterio Flores Hala, conocido como camarada ‘Artemio’. Esto sucedió en el 2011 cuando integraba con el mismo Harvey Colchado y su colega Walter Lozano la División de Operaciones Especiales (Divinesp), de la Dirandro. El objetivo era claro: atrapar a Artemio y llevarlo ante la justicia. Sin embargo, Whitman fue acusado de cometer una infidencia. En este caso, la de filtrar información sobre la ubicación del terrorista. Esta se la dio al entonces coronel EP Jaime Sánchez Polo.

Ríos, en su afán de armar un lazo con el hombre entonces cercano al presidente Ollanta Humala, puso en peligro la operación. Esto fue descubierto por Lozano, el colega de Colchado. En agosto de 2011, cuando el equipo tenía en el radar a 'Tigre' (Cricilio Varamendi Meza, guardia de Artemio), Lozano le contó a Ríos que estaban a medio paso de hallar al objetivo principal: Artemio. Ese mismo día, un agente del sistema de escuchas legales le dijo a Lozano que alguien estaba dando información sobre este próximo proceso a Sánchez. En la verificación, descubrieron que era Whitman Ríos.

La división de Colchado llegó a abatir ese mismo mes a Tigre, pero decidieron no darle el reporte a Whitman. Este, que era un superior, decidió imponer una sanción a Colchado de seis días por la omisión de información. Ahora, ambos vuelven a estar juntos, aunque esta vez no revueltos. El peligro yace en la jerarquía de Whitman. Otra vez podría ponerse en el camino, en esta ocasión de los que tratan de desentrañar la corruptela en el gobierno de Pedro Castillo.

Si quiere suscribirse a todo nuestro contenido vía WhatsApp dele click a este link: https://bit.ly/3OOx6iS

También puede ingresar a nuestra cuenta de Telegram: @elreporteperu