EditorialDomingo, 11 de septiembre de 2022
Editorial: Verdades sobre la oposición

Desde la elección de la Mesa Directiva el pasado julio, la oposición congresal ha entrado en un franco proceso de canibalismo. Se ha fragmentado, pero, además, se ha perdido la brújula a tal nivel que han cesado los ataques contra el Ejecutivo y ahora solo proliferan los internos.

La repartición de culpas va de la siguiente manera. El bloque fundamentalista, conformado por parte de Avanza País y Renovación Popular, señala que jamás se le debió dar la presidencia de la administración congresal al partido de Acuña. Por lo menos, dicen sus miembros, Alianza para el Progreso (APP) debió nombrar a uno de sus ex integrantes de real oposición, como Gladys Echaíz o Roberto Chiabra, para asumir la dirección de la mesa. Si ello no sucedía, manifestaban en julio, este espacio caería en la sumisión hacia el líder del partido. Y ello ocurrió. Hemos escuchado audios de César Acuña dándole órdenes a la ahora ex presidenta del Legislativo, Lady Camones, ¿Se imaginan a Chiabra o Echaíz con un audio así? Por algo renunciaron a APP.

Por otra parte, Fuerza Popular y un grupo de políticos retirados fracasados (más de un encubierto asesor del acuñismo) objeta que apoyar a Lady Camones era la única opción de ganar la Mesa Directiva, pues APP la había elegido como candidata y no había otra forma de mantener la presidencia en alguien externo al oficialismo.

Ambas partes podrían tener algo de razón, pero la verdad es que la división se genera por parte de un aliado del gobierno: César Acuña. Si Acuña de verdad quisiera ser parte de la oposición, hubiera fomentado la candidatura de un miembro de APP de verdadera oposición. Nunca hubiese habido una grieta y estaríamos contentos con una ex fiscal de la nación o un ex comandante general del Ejército de presidente del Congreso, pero no, prefirió el servilismo. Al final, Acuña ha sido el divisor perfecto de la oposición. Más que ayudarla, le ha hecho el trabajo sucio y encubierto al gobierno, prácticamente destruyó la unidad democrática con sus movidas políticas.

En ese panorama, Fuerza Popular decidió dar el apoyo al acuñismo, más que hacer fuerzas con el bloque opositor. La verdad, aunque duela, tiene que ser dicha. Fuerza Popular también se ha beneficiado de aliarse con Acuña. A través de la primera vicepresidencia del Congreso, han comenzado a plagar de partidarios oficinas importantes como el Fondo Editorial y la de Enlace con regiones. Han puesto a ex congresistas sin mayor conocimiento en dichos cargos en las jefaturas de dichas entidades. Prefirieron la agencia de empleos para correligionarios que pegarse al bloque opositor, ¿Siguen siendo de oposición?

La verdad, para la contraparte, también debe ser dicha. La animadversión hacia el acuñismo encarnado en Camones llevó a que miembros de Avanza País y Renovación Popular apoyen una censura a la misma apepista, censura que fue promovida abiertamente por el gobierno. Por un día, los férreos de la oposición le llevaron el amén al gobierno. Es verdad, a su vez, que Camones y su acuñismo no eran lo idóneo para la conducción del Legislativo en estos tiempos, pero abrir la caja de pandora podría resultar peor. No sabemos quién saldrá electo presidente del Congreso y no hay buenas perspectivas para los demócratas. A veces, el fundamentalismo es poco estratégico.

Hay una falsa tensión entre los pragmáticos y los fundamentalistas. Y ello no debería darse así. Todo ha ocurrido por caer, una y otra vez, en los chivos expiatorios que sirve el gobierno. A partir de ahora, se deben fijar puntos de convergencia para actuar. También se debe parar el canibalismo.

Hay un tercer proceso de vacancia en camino. Se ha decidido que será uno lento, que se esperará tácticamente el mejor momento. Esto es algo positivo, pues se ha aprendido de los errores del último año. Por otra parte, ¿En qué estado está la denuncia constitucional contra Dina Boluarte? Este tema se ha, prácticamente, olvidado. Es menester volverlo a poner sobre la palestra, pero, sobre todo, es menester que se concrete, pues la vicepresidenta infringió la Constitución. No hay lugar para interpretaciones ni para la parsimonia. Boluarte debe ser desaforada.

Hay una verdad principal sobre la oposición que debe ser mencionada y es que se ha vuelto infantil e inefectiva. Se han dejado partir por chivos expiatorios. Y no hace falta ser un sabio para saber que la unión hace la fuerza. Es momento de que dejen las diferencias circunstanciales, los pequeños egos por pequeños controles en el Congreso. Es momento de que trabajen contra el verdadero problema: Castillo y sus aliados comunistas, quienes cada día consolidan su poder.

La elección de la presidencia del Congreso este lunes 12 podría tener un desenlace desalentador. Si finalmente se da este escenario, no se debe llorar sobre la leche derramada ni tampoco se debe iniciar una cacería de brujas para encontrar a los culpables. Lo único que deben hacer es unirse y trabajar en equipo. Reorganizarse.

Si quiere suscribirse a todo nuestro contenido vía WhatsApp dele click a este link: https://bit.ly/37dmUk4

También puede ingresar a nuestra cuenta de Telegram: https://t.me/elreporteperu