PortadaMiércoles, 21 de septiembre de 2022
La tormenta de Alegría

En el juego político no solo pesan los rastros policiales o judiciales, sea cual sea su estado: en curso, suspendido o concluido. También las formas que adopte el investigado —o ex investigado— a la hora de defenderse de estos procesos. En el caso de Gonzalo Alegría, candidato con Juntos por el Perú para la alcaldía de Lima, hizo todo mal. Además de revelarse que su propio hijo lo denunció por violencia psicológica y sexual, el aspirante al sillón municipal, sin dimensionar las posibles consecuencias, salió iracundo a atropellar con su supuesta inocencia a cuanto periodista se pusiera en su camino. El caso más resonante se dio en Willax, con Milagros Leiva. No le dejó hablar, le gritó, atacó con un innecesario símil (“¿Qué pasaría si yo digo que tú te prostituyes?”) en vivo y en directo, y más. El papelón no quedó ahí. Usó sus redes para implicar en esto que llama “montaje” a la congresista María del Carmen Alva y a VOX, de España. Su situación, sin embargo, se agrava porque han salido a la luz otras denuncias.

El economista y sociólogo Ciro Alegría Varona es hijo del escritor Ciro Alegría Bazán y de la poeta Dora Varona Gil. Su incursión en la política se dio en la segunda década del nuevo milenio: en el 2010. Con la camiseta de Acción Popular tentó la administración de la Municipalidad de Lima. Como él mismo dijo, en ese tiempo en una entrevista con Jaime Chincha para Willax, tiene el “defecto intelectual de ser eficiente” y por eso se le ocurrió la gran idea de vestirse de Hulk para tener mayor popularidad. Pese a percibir que no fue estigmatizado y que obtuvo mayor sintonía con el electorado, perdió la carrera ante Susana Villarán. Previamente, ya había advertido que dejaría el mundo político si no obtenía el 5%. Solo llegó al 2%, pero no se alejó, solo cambió de equipo. Tras su paso, en el 2011, como parlamentario andino por Perú Posible, dejó el cuadro acciopopulista en 2013 para pasarse a las filas de Alianza para el Progreso. Luego, fue a Victoria Nacional y después de este pasaje se unió a Juntos por el Perú.

En la administración izquierdista, que tenía como referente a Verónika Mendoza, fue elegido para repetir su participación en las elecciones municipales.

A estas alturas, ya tenía en largo historial. Fue docente asociado de Economía Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid. También profesor de los Cursos de Cámaras de Comercio y Aula Virtual del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX). En Perú fue profesor en la Pontificia Universidad Católica del Perú y en la Universidad César Vallejo. Y uno de sus últimos labores catedráticos es ser docente en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Como parte de su autopromoción, dijo que es “el outsider”. “Pero no es tan peligroso porque he trabajado de banquero internacional en Madrid y fue subdirector general del Banco Atlántico. Fui el marketing manager del cuarto banco de Inglaterra. Por lo tanto, yo no muerdo ni ataco a nadie”, detalló. Sobre sus propuestas, dijo que los serenos podrán hacer detenciones, que potenciará los mototaxis, construirá un teleférico (para unir Lurigancho, El Agustino y el Rímac). Pero ante todo dijo que eliminará los peajes urbanos.

De esta información visible (como la de apoyar incondicionalmente a Pedro Castillo), faltó la que se escombró. Este último martes 20 de septiembre se conoció que su hijo lo denunció por violencia psicológica y sexual en marzo de 2021. Sobre lo primero, es porque le obligó a salir a firmar unos documentos en Lurigancho cuando recién había sido operado. En el parte policial se consigna que el hijo informó que por esto tuvo hasta tres desmayos. En este testimonio también precisó la razón de la segunda denuncia. Dijo que su padre, Gonzalo Alegría, le propuso tener relaciones sexuales con un “pintor” y que incluso le mostró sus genitales sin su consentimiento. El caso no avanzó porque el hijo tuvo que migrar a España al sentirse amenazado por el ahora candidato.

Ante esto, Alegría salió a gritar por todos los frentes. A Milagros Leiva en Willax (“Esto es una manipulación asquerosa”); en RPP (“Voy a demandar a todos los canales que hagan esta asquerosidad”), y en Latina (“Me parece patético que lleguen a ese nivel de bajeza mis competidores políticos”). En Juntos por el Perú también hubo división. Mientras Ruth Luque pidió que se aparte el candidato, Isabel Cortez dijo que la denuncia no existe. La Defensoría del Pueblo ya pidió una exhaustiva investigación a este caso. A la par, se expusieron denuncias de trabajadoras del hogar contra el postulante, quien incluso, y esto lo dijo en sus redes sociales, acusó que María del Carmen Alva y Vox, de España, estarían detrás de las denuncias de su hijo.

Respecto a qué norte tomará su caso, Gonzalo Alegría mencionó que dará una rueda de prensa para decir su verdad.

Si quiere suscribirse a todo nuestro contenido vía WhatsApp dele click a este link: https://bit.ly/3dlw7tU

También puede ingresar a nuestra cuenta de Telegram: https://t.me/elreporteperu