OpiniónJueves, 22 de septiembre de 2022
Historia no aprendida, por Francisco de Piérola

“Quien no conoce su historia está condenado a repetirla”. Esta frase atemporal es la descripción gráfica de nuestro querido país. Es una verdad lamentable, pero nos calza a la perfección. Traigo esta cita, atribuida al poeta y filósofo estadounidense de origen español Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana y Borrás, por las recientes declaraciones del congresista Guillermo Bermejo: va a postular a la presidencia.

En una entrevista con el YouTuber Carlos Orozco, el ex parlamentario de Perú Libre anunció sus intenciones de convertirse en el próximo presidente del Perú. Cabe mencionar que, durante la entrevista, el periodista (quien es más leal a su posición socialista que a su oficio) jamás toma posición neutral, sino que presume la inocencia de Bermejo de manera orgánica.

Recordemos que Bermejo ha sido investigado por apología al terrorismo y procesado por afiliación al grupo terrorista Sendero Luminoso. No estamos hablando de suspicacias sobre un delito menor, es, tal vez, el delito más grave que un peruano puede cometerle a su propio país. Si este señor ha sido investigado y apresado por la Dirección Contra El Terrorismo (DIRCOTE), no es porque a esta última se le ocurrió coger a un inocente e imputarle delitos de gruesa significancia. El grado de afinidad que pueda tener Bermejo con Sendero Luminoso es aún debatible y solo la ley lo podrá decretar, pero la existencia de dicha afinidad no es cuestionable. Si los ríos suenan es porque piedras trae.

No puedo imaginar el nivel de indignación que deben sentir los valerosos héroes del GEIN y del Comando Chavín de Huántar, al ver que una persona de esta terrorífica trayectoria pueda anhelar, sin impedimentos, tentar el sillón de Pizarro.
Esto, a mí parecer, es absolutamente culpa de la izquierda. Han tomado por asalto la educación, la cultura y la narrativa y han logrado convencer al Perú de que el Estado tuvo una participación en esta guerra (que ellos definen como conflicto armado) de semejante grado de terror que los mismos terroristas. Diluyendo la malicia y la responsabilidad de los verdaderos sanguinarios y trayendo a estos seguidores de Abimael al plano de resistencia, de coraje y de gallardía.
Guillermo Bermejo tomará, ahora, la posición de víctima. Es un “oprimido” de este “injusto sistema capitalista que golpea a los pobres”.

Lo único positivo es que, de llevarse a cabo esta pesadilla, entre él y Antauro van a canibalizarse y debilitarse. Esperemos que en las próximas elecciones generales la derecha sepa poner a un solo candidato para que no ocurra lo de los pasados comicios.

Si quiere suscribirse a todo nuestro contenido vía WhatsApp dele click a este link: https://bit.ly/3dlw7tU

También puede ingresar a nuestra cuenta de Telegram: https://t.me/elreporteperu